Este 20 de julio con congresistas de varios partidos radicamos una iniciativa que genera mucha ilusión y expectativa por lo que podemos lograr y estructurar a partir de esta futura ley de la República si así las mayorías lo deciden. Después del libro de Vives (1525) Subventione Pauperum, donde se hizo el primer llamado para un programa de asistencia pública, y que ahora conocemos como estado bienestar, ahora nos encontramos con la discusión sobre un ingreso o renta básica (transferencia monetaria no condicionada) en la mayoría de los países del planeta.

Se viene hablando de esta política desde finales del siglo XVIII y se ha ido revisando en Europa y Estados Unidos desde los años 60’s y 70’s. En Colombia en los últimos 20 años se vienen adelantando y consolidando diferentes programas que consisten en transferencias monetarias condicionadas (familias en acción, jóvenes en acción entre otros) y no condicionadas (ingreso solidario).

Para hacer un recuento de cuáles son las transferencias monetarias en Colombia, hoy tenemos más de 2.7 millones de hogares colombianos que reciben un ingreso por concepto de Familias en Acción (condicionado por salud y educación). Tenemos más de 1.7 millones de adultos mayores que reciben el ingreso por el programa de Colombia Mayor (Ministerio de Trabajo). Tenemos casi 300 mil jóvenes que reciben un ingreso de 400,000 pesos mensuales por concepto del programa Jóvenes en Acción. Hoy casi 1 millón de colombianos reciben la devolución del IVA que el gobierno adelantó con el fin de atender esta crisis económica (estaba previsto que arrancara en el 2021).

Hay también otro tipo de programas que no son transferencias monetarias pero que son tan importantes que es bueno mencionarlas y es que más de 180 mil jóvenes estudian de manera gratuita en la universidad pública bajo el programa de Generación E. Los subsidios de los servicios públicos para los colombianos de los estratos más bajos (60% para el estrato 1, 50% para el estrato 2 y del 15% para el estrato 3), entre muchos otros están los subsidios a las pensiones.

Dicho esto cabe hacer un análisis sobre la política social en Colombia y lo primero que hay q decir es que los resultados se deben medir para determinar su impacto en el desarrollo social y económico de la población y con esto revaluar los recursos que van destinados a programas que de entrada no van en la dirección correcta ejemplo los subsidios a la pensiones y muchos otros que al omento de replantearlos sería adecuado pensar en dirigirlo en políticas como el de ingreso solidario para convertirlo en un programa permanente en el tiempo.

El MFMP y varios estudios han logrado demostrar la mitigación del impacto del choque económico en la disminución del ingreso sobre todo de los deciles mas bajos de la población colombiana.

Para finalizar lo que buscamos con varios compañeros del congreso con esta iniciativa es superar las barreras a la libertad que supone la carencia de recursos y limita el desarrollo social y económico de la población, mejor explicado en palabras de autores como Amartya Sen, “la libertad de las personas es intrínseca a la materialización de su bienestar” (2000. Desarrollo y Libertad), es por eso que tenemos que buscar mecanismos que permitan el desarrollo del bienestar de la población y una transferencia monetaria no condicionada es la que más le permite al ser humano esta realización.

@CIROARAMIREZ

Publicado: julio 23 de 2020