Para nadie es un secreto el daño que Eduardo Montealegre y su compinche Jorge Fernando Perdomo Torres le hicieron a la administración de justicia de nuestro país. Desde la fiscalía general de la nación, ese par de sujetos se constituyeron en policías políticos, persiguiendo con inclemencia a todo lo que les oliera a uribismo.

Valga recordar que por orden de Montealegre, un valido suyo, Carlos Iban (con B) Mejía Abello, ordenó la brutal captura del hermano del presidente Uribe, Santiago, quien duró más de dos años injusta e inclementemente privado de la libertad.

El poder de Montealegre era evidente. Su principal aliado fue el corrupto Leonidas Bustos quien se desempeñó como presidente de la corte suprema de justicia mientras él hacía y deshacía desde el bunker de la fiscalía, suscribiendo contratos a diestra y siniestra, como los de la desprestigiada Natalia Lizarazo, que opera con el nombre comercial de “Natalia Springer”.

Los tentáculos de Montealegre llegaron al congreso de la República.

Como en su momento lo denunciaron LOS IRREVERENTES, el entonces fiscal Montealegre hizo poner a un antiguo colaborador suyo en la comisión de acusaciones. Se trata de Juan Pablo Duque quien fue designado como secretario de esa célula que lleva procesos contra las personas que gozan de fuero constitucional, como es el presidente Álvaro Uribe Vélez.

Con el inicio el próximo 20 de julio de una nueva legislatura, el Congreso de la República está obligado a designar las nuevas mesas directivas y a los secretarios generales del Senado y de la cámara de Representantes. Igualmente, los parlamentarios tendrán que nombrara los secretarios de las distintas comisiones, entre ellas la de investigación y acusaciones.

Resulta inconcebible que un congresista del uribismo, el polémico Edward Rodríguez Rodríguez, ande patrocinando la reelección de Juan Pablo Duque como secretario de la comisión de acusaciones.

¿Por qué un supuesto uribista ejerce de padrino político del lugarteniente de Eduardo Montealegre, el más enfermizo perseguidor del presidente Uribe y sus aliados?

Este portal ha consultado con distintos parlamentarios y pudo establecer que para muchos resulta sospechosa la actitud servil y lisonjera del congresista Rodríguez Rodríguez con enemigos declarados que tiene el  Centro Democrático en la rama jurisdiccional.

Mientras muchos consideran que la corte suprema está urdiendo un complot contra el presidente Uribe, Rodríguez desesperado grita e insulta a quienes se han atrevido a denunciarlo, como si tuviera algún acuerdo con esos magistrados que no ven la hora de conducir al expresidente de los colombianos a una prisión.

Pésimo mensaje se estaría enviando al reelegir a Juan Pablo Duque, el recomendado de Montealegre y Perdomo, como secretario de la comisión de acusaciones, sobre todo si esa designación se da como resultado del lobby que está adelantando el representante elegido por el CD, Edward Rodríguez.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 6 de 2018