Se necesita ser muy caradura para imponer consultas como la del Partido Liberal utilizando el argumento de “impulsar la democracia”, pero ignorar los resultados del plebiscito del 2 de octubre.

De personajes nefastos como Gustavo Petro uno sabe a que atenerse; un ex guerrillero de extrema izquierda que sin duda llevaría a Colombia a un escenario peor del que hoy vive Venezuela. Diferente situación se vislumbra con señores como Humberto de La Calle que bajo un discurso barato y trasnochado busca esconder sus verdaderas intenciones.

La consulta liberal llevada a cabo el 19 de noviembre del año en curso le costó a los contribuyentes $40.000.000.000, una cifra absurda para un país tan pobre como lo es  Colombia y que atraviesa por tantas dificultades. Sin embargo lo peor de todo fue ver la manera grosera en la que se excluyeron Senadoras como la doctora Sofía Gaviria y Viviane Morales. ¿La razón? El sinvergüenza Humberto de La Calle y su padrino político César Gaviria tenían muy claro el hecho que esas valientes mujeres le podían ganar en las urnas.

Así pues, por esto y las siguientes razones es que no hay que confiar en el longevo politiquero:

Humberto de La Calle es un candidato que dice representar el cambio, pero tiene 71 años y ha pasado por todos los gobiernos. Un politiquero de antaño que ahora busca posar de “renovación”.

Humberto de la Calle es un candidato que dice impulsar y respetar la democracia, pero no tiene problema en excluir a todo aquel que no piense como él.  Y eso que su lema de campaña es “un país donde quepamos todos”.

Humberto de La Calle es un candidato que dice estar alejado de las “malas maneras” de hacer política, pero no tiene problema en abrazarse con su amigo Álvaro Ashton y hacer campaña con él para poder apoderarse de los votos de la Costa. ¿Quién es Álvaro Ashton? El cuestionado personaje es un Senador Liberal que presuntamente tuvo relaciones con denominado “cartel de la toga”. Es cuestionado por sus supuestos vínculos con paramilitares y se le indaga por pagar dineros para desviar diversas investigaciones en su contra. Gustavo Moreno aseguró a la Corte que “el senador Ashton pagó $600 millones, de los cuales $200 millones habrían sido entregados al expresidente de la Corte, Francisco Ricaurte, y otros $200 millones para el también exmagistrado Leonidas Bustos”.

Humberto de La Calle es un candidato que dice reprobar la dictadura venezolana, pero que no vio problema en legitimar la misma haciéndola acompañante de los espurios diálogos con las  FARC en la Habana.

Humberto de La Calle es un candidato con un ego que cuesta $40.000.000.000 y que en últimas se va a terminar aliando con una coalición de izquierda porque tienen claro que nunca llegará a ser Presidente. Muy a pesar de contar con el apoyo y la maquinaria del César Gaviria.

Humberto de La Calle Lombana es un sinvergüenza.

Y siguen faltando 8.000 razones más.

@josecuellob

Publicado: noviembre 23 de 2017