Encontré a MC en vueltas de Notaria. En la fila de espera me contó esta joven embarazada las últimas conversaciones con su padre. Preocupado por su futuro, los mensajes finales fueron siempre hacer y ocuparse en lo que le hiciera feliz. Ella, abogada practicante egresada de una reconocida universidad, durante la penosa y larga enfermedad de su padre descubrió lentamente  que su vocación y la que le llenaba guardaba relación con el cariño de los animales. El duelo por la muerte de su padre no fue fácil. El dolor, la pena y la tristeza la derrumbaron. Sombras y muchas noches en el piso. Una madrugada vio más allá, abrió nuevos caminos y se dedicó al oficio del corazón. Hoy es la dueña de una pequeña empresa en crecimiento. Su formación de abogado, gran aliado que le ha servido de escudero ante tantos líos familiares. Fundo una guardería para mascotas. Mas bien, un hogar dedicado al cuidado, protección y afecto de los animales. Esta mañana fui informado del parto de MC; una hermosa niña y con la llegada de esta chiquilla vino la esperanza y la fortaleza.

Por encima de las órbitas se encuentra el lóbulo frontal. La parte anterior es el área órbito frontal que guarda relación con la capacidad de planificación y de solución de los problemas (toma de decisiones). Hay un mensajero clave, la dopamina, muy importante en el mecanismo de acción del sistema de recompensa que todos tenemos. No actúa sola pero si tiene gran responsabilidad en mantener la ilusión encendida para el logro de los objetivos propuestos. Múltiples estudios y pruebas experimentales utilizando resonancia nuclear magnética han demostrado que el córtex órbito frontal es el área anatómica donde guardamos la esperanza. Sus conexiones con el sistema de recompensa actúan  como elemento motivacional que no deja caer el optimismo.

Días de reflexión y de familia es esta época. Momento oportuno para que cada colombiano haga un autoanálisis y medite sobre los sucesos de las últimas semanas. Serenos, confiados y con la convicción que todos debemos aportar en la reconstrucción de este país

 Desprevenidos, sin cara de paro, mirada de marcha o amígdala  de cacerola.

La lista neurobiológica donde descansa la espiritualidad ya está conectada en esta época. La navidad lo hace. Hay que encender el área orbito frontal para que la esperanza del nuevo país ilumine el cerebro de todos los colombianos.

Es el interruptor del cambio. La enseñanza y coraje de MC en la conquista de nuevas metas: inspiradora.

@Rembertoburgose

Publicado: diciembre 20 de 2019