Ha trascendido una nueva información que pone en evidencia la condición criminal del senador Armando Benedetti quien, a pesar de las muchas pruebas que hay en su contra, sigue libre y, al parecer, con licencia para continuar violando la ley.

Hace pocos días, LOS IRREVERENTES revelaron en exclusiva que la unidad de información y análisis financiero –UIAF- presentó pruebas contundentes que vinculan a ese parlamentario en una actividad sistemática de lavado de activos.

No había terminado de digerirse esa delicada revelación y desde la fiscalía general de la nación surgió una noticia extremadamente grave: el senador Armando Benedetti ordenó chuzar de manera ilegal al fiscal Néstor Humberto Martínez, a su esposa, al abogado Iván Cancino y al hijo del jurista Jaime Lombana.

De acuerdo con lo descubierto por la fiscalía, Benedetti era uno de los clientes más destacados de la red de chuzadores ilegales que comandaba el corrupto exgeneral de la policía, Humberto Guatibonza.

No es la primera vez que el nombre de Armando Benedetti aparece vinculado con redes de chuzadores y hackers. De hecho, LOS IRREVERENTES denunciaron hace más de un año cómo el congresista contaba con los servicios del cuestionado hacker y exconvicto en los Estados Unidos, Carlos Escobar –exempleado de la narcotraficante Griselda Blanco-. A través de ese cuestionado sujeto, Benedetti desata campañas de desprestigio y character assassination a través de las redes sociales. A pesar de que el hecho está en conocimiento de la justicia colombiana, ésta no ha hecho nada para impedir que esa estructura criminal siga cometiendo toda suerte de delitos cibernéticos.

Ahora, que se ha conocido que Benedetti ordenó interceptar al fiscal general, a su esposa y a dos de los abogados más prestigiosos del país, entre ellos el doctor Iván Cancino colaborador y abogado de este portal, urge que la corte suprema de justicia pierda el miedo y le haga un servicio a la sociedad ordenando la detención inmediata de ese delincuente. ¿Qué están esperando para ponerle fin a la desenfrenada carrera criminal de Armando Benedetti? ¿Qué otro delito están esperando que él cometa? Sería muy grave que fuera cierta la afirmación del doctor Jaime Lombana quien asegura que los magistrados de la corte protegen a Benedetti.

Aquello sería terrible, pues estaríamos ante una operación criminal de encubrimiento por parte de los togados, esos mismos que fueron colegas y compañeros de trabajo de los bandidos que integraron al denominado cartel de la toga.

Es preocupante que un parlamentario, valiéndose de su poder, recurra a bandas ilegales para interceptar a quien le venga en gana. Grave que el ejercicio profesional de los abogados se vea amenazado por ese tipo de acciones, pues ha quedado vulnerado el secreto profesional entre los juristas y sus clientes.

A todos los criminales les llega la hora de ponerle la cara  la justicia. El turno de Armando Benedetti debió darse hace muchos años. La impunidad ha rondado a ese parlamentario que mucho daño le ha hecho al país y cuyos delitos siguen sin recibir el castigo que merecen.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 12 de 2018