El objetivo central de los procesos de reconciliación es el de honrar y exaltar a las víctimas, nunca a los victimarios.

Santos, que supuestamente hizo “el mejor acuerdo posible” con las Farc, alevosa y groseramente dejó por fuera a quienes sufrieron los rigores de la violencia de los terroristas.

Hace poco, una de las cabecillas de esa banda -que hoy goza de una inmerecida curul en el senado-, exigió que a las Farc no se les dé tratamiento de delincuentes (¡!).

La memoria histórica es fundamental para garantizar la no repetición de los hechos. Es por eso que muchas democracias del mundo sancionan penalmente a quienes nieguen la existencia de hechos atroces, como el holocausto judío ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial.

Hablar de las víctimas en abstracto, como un todo, es una forma de desconocerlas. Y a eso es a lo que le apuntan las Farc, banda criminal que no tiene compromiso ninguno con la reparación.

Según sus cálculos, es políticamente rentable confesar su supuesta participación en el asesinato de Álvaro Gómez -a quien presentan como su “enemigo de clase”-, mientras niegan atrocidades como el reclutamiento y esclavización sexual de centenares de niñas.

No son pocas las ciudades del mundo que han erigido museos en honor a las víctimas del holocausto. En 2001, se inauguró en Berlín el museo judío. Se trata de una megaconstrucción de 3.500 metros cuadrados donde se recoge la historia de la presencia del pueblo judío en Alemania, desde la edad media. En la capital alemana también está el ‘memorial de los judíos asesinados en Europa’, con una extensión de 19 mil metros cuadrados en la que se encuentran placas donde fueron escritos los nombres de más de 3 millones de personas que perdieron su vida durante el holocausto.

En Washington, en pleno ‘National Mall’ fue levantado el USHMM -United States Holocaust Memorial Museum- donde se honra, además de las victimas mortales, a más de 200 mil personas que lograron sobrevivir al holocausto. Allí, los visitantes caminan por un puente de cristal, donde aparecen inscritos los nombres de quienes perdieron sus vidas durante la barbarie nazi.

Y así, hay centenares de lugares en las principales ciudades del mundo. Desde Israel -como es natural- hasta Bielorusia, pasando por Canadá, Bulgaria, Latvia y Argentina.

Hace unas semanas, Juan Carlos Pinzón planteó la necesidad de que Colombia tenga su propio museo en honor a las víctimas del terrorismo. “Así como en el mundo hay museos que honran víctimas del holocausto, en Colombia debemos tener museos para honrar víctimas y no olvidar horrores de Farc, Eln, Paras y otros criminales. Duele ver a quienes honran victimarios, pero no quieren saber nada de las víctimas. Paz real”, escribió en su cuenta de Twitter el exministro de Defensa.

Hace unos días, la columnista de este portal, Ana María Abello, publicó el listado completo con los nombres de todas las víctimas de las Farc, hecho que despertó la ira de la extrema izquierda y de los neocomunistas aliados de los victimarios.

El mundo al revés. Un asunto donde debería haber consenso, se armó una polvareda que pone en evidencia la mezquindad de un sector del espectro político colombiano enfocado en tapar los crímenes de los terroristas al precio que sea.

Las naciones que han sufrido la violencia y el terrorismo, observan solidaridad con las víctimas, cerrándole el paso a quienes de alguna manera pretenden matizar los efectos de la violencia. En la ciudad de Nueva York, donde otrora estaban las Torres Gemelas -el denominado ground zero- se construyó un memorial en honor a todas las personas que perdieron la vida el 11 de septiembre de 2001. A lo largo de dicho monumento, quienes acuden a él a rendir sus respetos, pueden leer los nombres de las 2606 personas que perecieron aquel día.

Las víctimas tienen que ser recordadas. Merecen ser individualizadas. No son un número, ni una estadística. Sus nombres deben ser exaltados para que la sociedad se compadezca de ellas y no de los victimarios que, muy horondos, se muestran indignados porque alguien se atrevió a emprender la noble tarea de hacerlas visibles.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 16 de 2021