Vicky Dávila se estrenó como YouTuber debido a las almendras amargas que Santos le hizo llegar; incursionando en una nueva forma de periodismo sin censura, muchos la critican y otros la aplauden. Lo que verdaderamente importa es que no apagó su voz. Sigue y seguirá vigente para fortuna de la democracia y el Estado Social de Derecho que debe reinar en nuestro territorio.

En uno de esos cortos pero sustanciosos videos, le hizo la pregunta que esta de moda por estos días a doña Elsys: ¿Qué es el plebiscito? La señora responde sin pensar mucho: ¡No sé!

Vicky la ilustra y le dice que votar por el SÍ, es estar de acuerdo con el proceso que se esta llevando en La Habana, o votar NO, si no esta de acuerdo.

La señora responde: ¡No, no!

Vicky le pregunta: ¿Usted cree que Colombia esta en paz? Ella dice: “No, estamos en guerra”. Vicky insiste: ¿Cómo se imagina Colombia en Paz?  Y es allí a donde quiero llegar con la majestuosa respuesta que da Elsys, amparada por su sabiduría popular, sin estudios, sin mermelada, como ciudadana colombiana que vive el día a día y que le toca joderse para salir adelante: “Queremos que no haya apagones con Elecricaribe, el agua que la están quitando, no tenemos agua, antes nos llegaba, ahora ya no nos está llegando, hace dos meses pedí una cita médica y esta es la hora y todavía no me la han dado. Para mi esa es la paz y ya me cansé. Yo ya me cansé”. Y no sabe cómo va a votar porque no tiene ni idea qué es el plebiscito.

Este gobierno se encarga de decirnos hasta la saciedad que se han disminuido las cifras del secuestro, las extorsiones y los atentados violentos  en lo que va de estos diálogos con el proceso de paz, pero a cambio vemos que en Colombia, los cultivos de coca, insumo básico para la cocaína, se duplicaron en los dos últimos años, según la ONU.

Las Farc son un grupo narcotraficante que han sabido tener dos caras. Con una de ellas, se sientan con Santos y hablan de justicia y equidad social, la paz en todo su esplendor, a cambio, disminuyeron sus acciones violentas porque el gobierno cesó los operativos de búsqueda y la fumigación con Glifosato (Brutos donde no lo hicieran). Pero con la otra cara, siguen y seguirán teniendo los cultivos, rutas, y producción del narcotráfico. Legitimar a una de esas caras para que lleguen al poder, es volver a la época de Escobar que por poco llega a ser Presidente de la República, ya que contaba con el Dios dinero, factor fundamental en Colombia para financiar campañas políticas.

El caso del gobernador de Santander que compró hasta la frágil memoria de Horacio Serpa.

No creo que la intensión de Juan Manuel Santos sea esa, espero que este pecando por ingenuo.

Votar por el SÍ, es abrir una puerta enorme por donde entrara la impunidad, la no justicia, el narcotráfico y peor aún, seguiremos teniendo el pésimo servicio de salud que tenemos todos, Elecricaribe seguirá entregando un servicio vulgar, las calles con los mismos huecos y todos más llevados que ahora porque Santos empeñó al país y nuestra deuda externa creció como nunca para financia la campaña por el SÍ.

Querido presidente: no será mejor, en vez de invertir ríos de dinero en campañas por el SÍ, que mejore el servicio de la salud, la seguridad social, la educación y la alimentación de los niños en La Guajira y Chocó?

Hablar de paz a oscuras, con hambre y sin servicio de salud es muy arrecho presidente. Primero mi primaria.

 

@LeszliKalli