No queda duda alguna de que efectivamente el corrupto exdirector del CTI y exmodelo de videos de música popular, Danny Julián Quintana ordenó interceptar ilegalmente las comunicaciones de Ernesto Yamhure, director de LOS IRREVERENTES.

En entrevista concedida a la emisora W Radio, el hacker condenado a 10 años de prisión, Andrés Sepúlveda confirmó que “en la época de Natalia Springer, se empezó (sic) a hacer una serie de publicaciones en contra de la fiscalía de Montealegre, en contra de Danny Julián Quintana, todo referente con Natalia Springer. En ese momento, se me acerca Danny Julián Quintana y me dice que necesitan remediar ese problema como sea. Evidentemente yo sabía qué me estaba queriendo decir… Me dijo abiertamente que quería que yo atacara a Ernesto Yamhure, es un periodista que está en los Estados Unidos y que era, más o menos, quien encabezaba esa lucha en contra de Natalia Springer y de la fiscalía de Eduardo Montealegre”.

Sepúlveda asegura haberse negado a esa petición ilegal que demuestra que efectivamente Quintana, a nombre de sus patrones, Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo estaba intentando chuzar al director de este portal.

El objetivo de esa intervención era claro: conocer las fuentes con las que el periodista estaba trabajando las denuncias sobre la impostura de Natalia Lizarazo García, persona que también responde al nombre de Natalia Springer Von Schwarzenberg.

Conocida esta entrevista del hacker Sepúlveda, Yamhure fue contactado por Pedro Vaca, director de la denominada Fundación para la Libertad de Prensa –FLIP- para efectos de conocer más detalles sobre este caso. Se ha solicitado intervención directa, abierta y decidida de esa ONG sobre todo para proteger a las fuentes que brindaron información y documentación sobre el caso de Natalia Springer, pues conocidos los alcances criminales de los altos funcionarios de la fiscalía de entonces, la vida e integridad de esas fuentes pueden estar en grave riesgo.

Curiosamente, Quintana cuyo actuar está siendo investigado por la fiscalía general de la nación, goza de protección política de un cuestionado congresista del Centro Democrático: el representante a la Cámara por Bogotá Edward Rodríguez Rodríguez de quien próximamente habrá noticias en relación con su proceder.

Además de las acciones judiciales que se presentarán en Colombia por parte del abogado Abelardo De La Espriella, representante de Yamhure en este caso, se están evaluando acciones ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pues resulta inadmisible que personas que fueron la cabeza de una entidad estatal como la fiscalía general de la nación, se hayan valido de su poder para perseguir ilegalmente a un periodista que tuvo que buscar asilo en los Estados Unidos desde el año 2011.

Urge que el señor Quintana responda ante la justicia y que ésta determine si le da o no credibilidad al testimonio de Sepúlveda quien dice contar con pruebas escritas –correos electrónicos- que confirman que efectivamente el exdirector del CTI sí le pidió hacer las interceptaciones a Yamhure.

Flaco favor le hace el cuestionado Edward Rodríguez al acercar a sujetos como Quintana al Centro Democrático, partido que debe marcar distancia de ese peligroso sujeto, pues no se puede olvidar que él, que hacía parte del círculo más íntimo de Montealegre y Perdomo, fue actor de primera línea en los montajes que desde aquella fiscalía se hicieron en contra del uribismo.

@IrreverentesCol