En 2017 la investigación contra el multimillonario desfalco a la educación en Córdoba se constituirá en un gran escándalo nacional.

Cada día se conocen nuevos y escabrosos detalles de la investigación sobre el desfalco a la educación en el departamento de Córdoba, episodio que se convertirá, de acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, en el mayor escándalo de corrupción el año entrante por cuenta de las revelaciones que los colombianos conoceremos durante el descubrimiento de las pruebas con que cuenta el órgano investigador.

Pero no se trata solamente del saqueo de cientos de miles de millones de pesos al Fondo Nacional de Prestaciones del Magisterio en Córdoba que de hecho es la base de la investigación, sino de una cadena de delitos que se han ido cometiendo para desviar el curso de la investigación y evitar que los cabecillas de ese cartel criminal sean castigados por la justicia.

Tal y como informaron LOS IRREVERENTES, uno de los principales testigos en este caso, el exsecretario de educación de Córdoba, José Miguel Chica Chica quien estaba dispuesto a colaborar con la justicia contando los detalles de la operación de desfalco y aportando pruebas materiales de la manera como se llevó a cabo el ilícito fue asesinado en el momento en que se dirigía a atender una citación con el fiscal que llevaba la investigación. Al principio, se dijo apresuradamente que Chica Chica había fallecido como consecuencia de un infarto. Se difundió el rumor de que él estaba muy angustiado por la investigación y que eso le había causado la muerte. Chica Chica había anunciado a la fiscalía que brindaría toda la colaboración e información que permitiría conocer los detalles más ocultos del desfalco.

Pero en días pasados la Fiscalía General de la Nación ordenó exhumar el cadáver de Chica Chica para efectos de llevar a cabo una nueva necropsia y se descubrió que la cusa de la muerte había sido por asfixia. Al exsecretario de educación de Córdoba lo mataron para que no delatara a sus cómplices, a los determinadores y a los beneficiarios del multimillonario desfalco.

La muerte ha rodeado este episodio. Jaime Agamez Pineda, otro de los implicados en el desfalco, cuando se vio descubierto en el ilícito aceptó los cargos que le formuló la fiscalía. Así mismo, se mostró dispuesto a colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los hechos, pero un infarto se cruzó en el camino. En el caso de Agamez Pineda, la fiscalía tien la certeza de que su muerte se dio por causas naturales.

Confundiendo a la opinión pública

Luego de que LOS IRREVERENTES hicieran público que en medio de este escándalo está involucrado el poderoso senador y presidente del partido de La U, Armando Benedetti Villaneda, se puso en marcha una campaña para desviar la atención buscando confundir a la opinión pública y a los investigadores.

Se pudo confirmar que uno de los testigos contra el congresista Benedetti, Álvaro Burgos del Toro, que se encontraba recluido en la cárcel Las Mercedes de Montería fue objeto de presiones indebidas luego de que en la dirección de dicho penal fuera nombrado un ahijado político del cuestionado senador y socio de Benedetti, Bernardo “Ñoño” Elías. Por ese motivo, la Fiscalía ordenó el traslado inmediato de Burgos del Toro a Bogotá.

Luego, surgió la falsa versión de que Burgos se había retractado de sus declaraciones en las que puntualmente detallaba cómo el senador Benedetti había solicitado el 20% del dinero que estaba siendo robado a la educación y cómo, a través de un compinche suyo, Jorge Peralta Nieves, había recibido miles de millones de pesos en efectivo.

La propia vicefiscal General de la Nación, María Paulina Riveros, compareció ante los medios para desmentir esa tesis y confirmar que el testimonio de Burgos estaba en pie y que, además de aquel, la justicia tiene muchas más pruebas.

La juez fugitiva

LOS IRREVERENTES han podido confirmar que una ficha clave en este proceso, la exjuez de Lorica, Isabel Montes Oyola, quien se encuentra escondida en Panamá, ha dado muestras de querer someterse para efectos de negociar un principio de oportunidad con la Fiscalía General de la Nación.

Una persona allegada a la juez le aseguró a este portal que ella tiene información valiosa y pruebas que involucrarían en el desfalco a otro senador de la República, oriundo del departamento de Córdoba.

El esclarecimientos de este monstruoso caso de corrupción será uno de los objetivos de la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez en 2017. El mismo está liderando la investigación y en los últimos días ha dado algunas puntadas de lo que escandalizará al país. No se trata de un caso más de robo de dineros públicos, sino de una trama de corrupción que incluye, además del desfalco, los peores delitos imaginables.

En los 90 del siglo pasado nuestra democracia se vio infectada por cuenta de la narcopolítica que dio pie al denominado proceso 8000. Luego se conoció el vulgar maridaje de algunos dirigentes con estructuras armadas ilegales que sintetizó en gran parte en la denominada parapolítica y muy marginalmente en la Farcpolítica.

Ahora, con este nuevo escándalo, en algunos sectores de la costa caribe colombiana ya se refieren a este caso como la Benedettipolítica.

@IrreverentesCol