El gobierno de Guatemala declara persona “non grata” al cuestionado exmagistrado auxiliar, Iván Velásquez y ordena su expulsión del país.

El gobierno del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, tomó la drástica decisión de expulsar de su país al cuestionado exmagistrado auxiliar colombiano, Iván Velásquez, quien se venía desempeñando como jefe de la denominada comisión internacional contra la impunidad en Guatemala, la cual fue integrada por la ONU.

Sobre Velásquez abundaban las sospechas y los cuestionamientos, pues desde su llegada al país centroamericano, se registraron prácticas poco transparentes por parte suya.

En diciembre del año pasado, la fundación contra el terrorismo, una reconocida ONG guatemalteca que encabeza el empresario Ricardo Méndez Ruiz, denunció formalmente a Velásquez por haber cometido los delitos de “ejecución extrajudicial, conspiración, incumplimiento de deberes, asociación ilícita, obstrucción a la justicia y abuso de autoridad”.

Aquellas imputaciones se hicieron por cuenta de la fundada sospecha en el sentido de que Iván habría participado en el asesinato del exministro de finanzas públicas de Guatemala, el señor Pavel Centeno.

Velásquez, reconocido en Colombia por embriagar testigos para convencerlos de que rindieran testimonios amañados contra dirigentes políticos, al parecer implementó ese estilo abiertamente ilegal en sus labores investigativas en Guatemala, tal y como lo denunciaron oportunamente los partidos libertad democrática renovada y Frente de convergencia nacional, este último el que llevó al actual presidente de ese país, Jimmy Morales, al poder.

Iván Velásquez se dio a la tarea de derrocar al presidente guatemalteco a través de una maniobra muy similar a la que implementó en Colombia durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez.

Fundamentado en pruebas rebatibles, Iván Velásquez, sin tener competencia para hacerlo, empezó a estructurar múltiples investigaciones contra el presidente Morales. Una por financiación ilícita de su campaña, otra por presuntos vínculos del mandatario con el narcotraficante Marlon Monroy Meoño, alias fantasma –capo extraditado a los Estados Unidos- y una tercera por el caso Odebrecht.

A través de una alocución televisada, el presidente Morales le puso punto final a la estadía del cuestionado Velásquez en su país: “Como presidente de la República, por los intereses del pueblo de Guatemala, el fortalecimiento de un Estado de derecho y la institucionalidad, declaro non grato al señor Iván Velásquez Gómez, en su calidad de comisionado de la comisión internacional contra la impunidad en Guatemala, y ordeno que abandone inmediatamente la República de Guatemala”.

Aún no se sabe cuál será la suerte de la exfiscal colombiana, la también cuestionada Martha Lucía Zamora, señalada por haber impulsado montajes judiciales como el que se hizo contra el exdiputado vallecaucano, Sigifredo López y quien se desempeña como investigadora “estrella” de la comisión que dirigía Iván Velásquez.

Desde julio del año pasado, la señora Zamora fue designada en Guatemala por órdenes de Velásquez y es muy posible que el gobierno de aquel país también disponga su expulsión, pues para nadie es un secreto la simbiosis que existe entre ambos funcionarios, sobre todo en su estilo poco transparente de llevar a cabo sus investigaciones judiciales.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 27 de 2017