A Alejandro Ordóñez le critico algunas de sus posturas ideológicas, pero lo aplaudo como trabajador incansable y funcionario honesto.

En un país donde las instituciones están tan desprestigiadas; tuvimos a un procurador que se destacó por desarrollar sus funciones de manera cabal. Por primera vez logramos ver a una Procuraduría con “dientes” que si hacía algo.

De Alejandro Ordóñez se puede decir hasta misa, pero las cifras de su gestión resultan irrebatibles. Fueron decenas los congresistas y gobernadores de izquierda y de derecha  sancionados disciplinariamente durante su gestión. Así pues, es importante resaltar sus logros  y  desmitificar muchas de las cosas que se dicen durante sus años en la Procuraduría.

Otro punto a tener en cuenta y que resulta de gran gravedad es que Alejandro Ordóñez se convirtió en el único contrapeso que tenía Juan Manuel Santos sobre todo en lo relacionado con el proceso de paz.  Fue un funcionario independiente y que en ningún momento se dejó someter. Sin duda creo que se fue con la satisfacción del deber cumplido.

A pesar de lo anterior, le critico algunas de sus posturas y declaraciones sobre las minorías. Entiendo y respeto sus convicciones, pero es indudable que un funcionario como el Procurador General de la Nación debe mantener un discurso menos extremista.

ENTRETANTO: 1. Es supremamente complejo continuar una campaña por el “NO” en el plebiscito cuando se evidencia la cantidad de mermelada y recursos que se están repartiendo a lo largo y ancho del país. Claramente está no es una pelea entre iguales. 2. Es una verdadera burla por parte de las Farc que sólo hayan entregado 13 niños de todos los que tienen reclutados. ¿Cuándo van a liberar a los demás niños que tienen en su poder? ¿A qué se debe el silencio de los promotores del “SÍ” sobre toda está problemática?

 

@josecuellob