Seamos francos. Pocos esperábamos que el resultado en el plebiscito iba a ser favorable para el “NO”.

Las Farc y Juan Manuel Santos siendo tan impopulares se encargaron de subestimar a los colombianos y las consecuencias todos las sabemos. El domingo 2 de octubre un pueblo soberano e independiente se encargó de decir “NO”.

Pero, ¿por qué se esperaba que el resultado fuera adverso? Porque la pelea fue desigual y si se quiere, grosera. Se abusó del presupuesto para inundar de publicidad los medios de comunicación y hasta las encuestas se encargaron de manipular a la población.

No obstante y a pesar de las dificultades se tuvo la inmensa fortuna de contar con personas como Francisco Santos que desde el primer momento motivó a los jóvenes y nos mostró que todo es posible con esfuerzo y dedicación. Si figuras como Pacho Santos, Samuel Hoyos, Federico Hoyos y otros tantos Congresistas hubieran estado ausentes de todo este proceso es claro que el resultado no hubiera sido el mismo, pues ellos se encargaron de motivar a los jóvenes -muy a pesar del pesimismo reinante entre la gente de mi edad- consecuencia de las reglas de juego tan desiguales.

Como dijo un amigo partidario del “SÍ”, es claro que la paz polarizada no es paz y que de ahora en adelante el balón está en la cancha de la oposición. De los voceros del “NO” en el Congreso y en los diferentes medios depende que de ahora en adelante se manejen las cosas de la mejor manera.

Desde el Gobierno se hizo creer a algún segmento de la población que la guerra urbana era un hecho, sin embargo eso resultó ser una amenaza y vamos viendo poco a poco como la mejor opción era el “NO”.

Es hora de trabajar para que aquellos que votaron por el “SÍ” se convenzan que la mejor opción era el “NO”. Por lo pronto es momento de felicitar a los precursores de está gran victoria. Sobre todo a esos que como “Pacho” desde el primer momento estaban convencidos del triunfo del “NO”, a pesar de las adversidades.

 

@josecuellob