En los últimos días he acompañado una gira política por los departamentos de la Costa Caribe colombiana, donde en la mayoría de los municipios al consultarle a la ciudadanía ¿Cuál es el mayor problema que les aqueja?, la respuesta de la población al unísono es la salud; y al darles el uso de la palabra presentan distintas problemáticas y quejas frente al sistema, las EPS, los hospitales, entre otros.

Esta discusión tiene toda la tela para recortar, existen muchas arandelas, hay críticos que propositivamente apuntan a unas alternativas, otros señalan solo las causas de los problemas que existen, por lo que es común escucharles hablar mal del expresidente Uribe, la Ley 100 y los resultados de la Salud en Colombia. Por ello aprovecho este espacio para presentar algunos resultados con el propósito de debatir estas tesis críticas.

Iniciando el gobierno Uribe en 2002, la cobertura en salud se encontraba alrededor del 57% en todo el país, al cierre del gobierno Uribe en 2010 se llego a cerca del 97% de los colombianos, teniendo así 43,6 millones de colombianos afiliados al sistema en servicio de salud.

Además en 2002 grupos como los indígenas tenían 633.000 afiliados, para 2009 se encontraban 1’183.000, estamos hablando de casi el doble. En personas desplazadas el aumento fue exponencial pasando de 28.700 en 2002 a 1’260.000 en 2010, siendo otro resultado de valorar, pues son grupos en condiciones distintas al común de la población colombiana que exigen otras especificaciones.

Así mismo la ampliación del POS del Régimen Contributivo y Subsidiado fue un gran reto, que poco a poco se fue cumpliendo en el país, con el fin que más colombianos llegaran a tener mayor atención y servicios de salud. Lo cual significa que en Colombia cerca de 10’200.000 colombianos reciben un POS unificado. Hubo planes piloto (Barranquilla – Cartagena) donde las quejas y tutelas se ha reducido en un 95%.

Por otra parte en inversión, en 2002 el país tenía dentro de su presupuesto para el área de Salud: 6 billones de pesos al año para aseguramiento, en 2009 la cifra llegó a 17,6 billones de pesos, teniendo un incremento del 84% en 8 años, esto demuestra cómo se tuvo el mayor ánimo de ampliar el sistema.

En especial para quienes aluden que la Ley 100 no sirvió al país, me gustaría recordar el siguiente ciclo de crecimiento en cobertura de salud en Colombia sobre la totalidad de la población:

Dado los resultados positivos anteriormente presentados, es importante en otra entrega, abrir paso a los resultados en cuanto a salud pública y lo que el país avanzó en ese campo, no obstante debo decir que mas allá del debate si la Ley 100 es buena o no, el debate debería estar en quien administra el sistema y cómo lo hace. Acá tenemos los resultados de que sucede cuando ese se administra adecuadamente.

@NicoUCD

Publicado: enero 13 de 2018