Una de las decisiones judiciales más importantes de los últimos días es, sin duda ninguna, el anuncio hecho por el fiscal ad-hocdel caso Odebrecht, Leonardo Espinosa, en el sentido de que se ha ordenado el desarchivo de los procesos que en su momento se adelantaron en contra de las cuestionadas exministras santistas, Gina Parody y Cecilia Álvarez Correa, involucradas en el caso de Odebrecht. 

Las mujeres fuertes del gobierno de Santos, fueron denunciadas por primera vez en este portal. Fue en enero del año 2017, cuando apenas comenzaba a conocerse el caso de Odebrecht. En aquel momento, LOS IRREVERENTESrevelaron los detalles sobre el entramado que se erigió para que la ministra Álvarez -a cargo de la cartera de Transportes- facilitara la adición de $900 mil millones de pesos con miras a que Odebrecht construyera la carretera entre Ocaña y Gamarra, presentándola como una prolongación de la polémica ruta del sol

Detrás de esa decisión, había un favorecimiento evidente a la familia de su pareja permanente, Gina Parody. En efecto, el padre y hermanos de quien fuera ministra de Educación de Santos son los mayores accionistas de un puerto sobre el río Magdalena, en el municipio de Gamarra -Cesar-.

El año pasado, la fiscal del caso Odebrecht, Amparo Cerón ordenó el archivo de la investigación que se había abierto contra las exministras Álvarez y Parody, como consecuencia de una denuncia que en su momento interpuso un grupo de congresistas del Centro Democrático, con el apoyo del prestigioso abogado penalista, Jaime Lombana Villalba. 

Como es sabido, el doctor Néstor Humberto Martínez, para garantizar la transparencia y eficacia de la investigación de Odebrecht solicitó hace algunos meses que la corte suprema designara a un fiscal ad-hocpara ese caso. Luego de que el presidente Duque enviara la respectiva terna, el alto tribunal eligió al jurista Leonardo Espinosa quien desde entonces asumió la responsabilidad de la investigación de ese caso.

Desde el 19 de junio del año pasado, el proceso contra las exministras que en su momento Santos calificó como “impolutas” había sido archivado, decisión que el fiscal Espinosa ordenó reversar. 

Ahora, las controvertidas exfuncionarias, que desde hace más de dos años están escondidas en los Estados Unidos, tendrán que comparecer ante la fiscalía para responder por su participación en ese escándalo que en las últimas horas ha tenido nuevos desarrollos, entre ellos la sentencia condenatoria contra el expresidente de Corficolombiana -empresa de la familia Sarmiento-, José Elías Melo.

Al decir popular, la justicia cojea, pero llega. La impunidad que hasta ahora había acompañado a las cuestionadas Álvarez y Parody parece haber llegado a su fin. 

@IrreverentesCol

Publicado: abril 4 de 2019