Fue una victoria contundente por parte de Iván Duque. La diferencia entre el candidato chavista y el candidato uribista fue cercana a los dos millones y medio de votos.

Gustavo Petro fue un candidato muy hábil. De manera descarada y sin ningún reparo el candidato chavista cambió el discurso de la primera vuelta presidencial respecto  a la segunda vuelta. La estrategia de Petro se centró en moderar su discurso a tal punto de reversar su idea de constituyente y de criticar la dictadura venezolana.  Se habla que su campaña contrató cineastas e incluso le pagó a cientos de influenciadores en redes sociales para lavar su imagen.

De los resultados electorales llama la atención el hecho que en la zona de frontera con Venezuela Duque fue imbatible. El candidato del Centro Democrático ganó en todos los departamentos, incluido La Guajira donde en la primera vuelta había perdido contra Gustavo Petro. La situación escandalosa que atraviesa el país vecino fue crucial para que Duque hubiera ganado de manera  cómoda.

Los venezolanos jugaron un papel clave en la contienda electoral y es menester hacerles un reconocimiento.  Decenas de testimonios fueron esenciales para que muchos indecisos entendieran el peligro que significa Petro. Igualmente es importante anotar que el apoyo de líderes opositores como María Corina Machado y Lilian Tintori fue fundamental. Duque tiene que trabajar mucho en toda la zona de frontera para retribuirle a sus habitantes la confianza otorgada.

Valga recalcar la importante votación que sacó Iván Duque en Antioquia y que de alguna manera u otra contrarrestó lo que sucedió en la ciudad de Bogotá. Lo que sucede en la ciudad capital es verdaderamente vergonzoso debido a que la votación tan alta de Petro resulta absurda.

Iván Duque tiene un reto gigantesco que consiste en unir a Colombia y hacer una magnifica presidencia. Del Presidente electo depende que la izquierda más radical no resulte ganadora de las próximas elecciones.

@josecuellob

Publicado: junio 20 de 2018