Terminó la más aberrante, vergonzosa e innecesaria campaña de la historia de Colombia. La obsesión de Santos lo llevo a violar principios básicos de cualquier sistema electoral: igualdad, garantías y derechos.

Escribo esta columna sin conocer los resultados oficiales pero me atrevo a especular que el SÍ estará entre el 56% y el 60% y el NO entre el 40% y el 44%.

Si gana el NO, Santos está frente al final de su gobierno de manera anticipada.

Santos ganó e impuso el acuerdo en las urnas modificando las reglas democráticas, tal vez obtenga el premio nobel junto a Timochenko, lo han lagarteado hasta el cansancio, pero deja divididos a sus gobernados, polarizados, se requerirá de tiempo, de argumentos y de grandeza para volver a unificar la patria.

Con las aguas calmadas y después de esta campaña que enfrento sin pausa a promotores y opositores del acuerdo Santos-Timochenko, es necesario realizar los análisis de quienes fueron los ganadores y perdedores desde el campo político.

Ganadores

Las FARC: cuando se encontraban derrotados, diezmados en el campo militar, y condenados al ostracismo total, Santos les entregó un salvavidas que no estaban esperando. La firma del acuerdo y el respaldo pírrico en las urnas les otorga reconocimiento político en el contexto nacional e internacional, obtienen un Tribunal de Justicia propio sin control de legalidad, por tiempo indefinido y sin reglas claras, para someter a quien se oponga en sus propósitos políticos: esa es su mayor conquista.

La izquierda: asumieron con propiedad la campaña del SÍ, se les sentía el compromiso y la convicción política por liderar y asumir las banderas que les regalo Santos y que les permite construir proyecto político serio y viable para las elecciones presidenciales del 2018.

El NO: contra todos los poderes del Estado, contra “el mostró del leviatán”, contra los medios de comunicación que archivaron los postulados del periodismo para ejercer militancia activa por el SÍ, contra todas las adversidades que se tuvieron, sin financiación, el NO representa un sector fundamental de la sociedad que envió un mensaje contundente a la clase política, al establecimiento y a los organismos internacionales para decirles que el proceso que ellos avalan es contrario al sentir de millones de colombianos que solo exigen justicia. Esta masa electoral se mantendrá homogénea y es la cuota más que inicial para llegar a la segunda vuelta presidencial del 2018

Álvaro Uribe: con las banderas de la seguridad democrática izadas en todos los rincones de Colombia y contra todos los poderosos que se unieron en silencio para desaparecerlo del escenario político, asumió una vez más la defensa de sus tesis políticas con gallardía y grandeza. Uribe ratifica que será definitivo en las elecciones presidenciales del 2018.

Marta Lucia Ramírez, Alejandro Ordoñez,  Oscar Iván Zuluaga, Iván Duque, Carlos Holmes: Señores, ustedes están en el partido, la victoria del 2018 depende de la grandeza para definir el mecanismo que trace la ruta para escoger la fórmula presidencial. No esperen hasta la segunda vuelta, se requiere que a mediados de octubre del 2017 se tenga la plataforma y el plan de gobierno para enfrentar el debate electoral con argumentos, unificados, motivados: la Patria por encima de vanidades.    

Perdedores.

El partido liberal, la U, los verdes, opción ciudadana y esos grupúsculos de partidos son quienes sufrieron la más dura derrotados. Nadie les reconoce el triunfo del SÍ, por el contrario, quedo en la gente la certeza que su participación en la campaña fue motivada por la “mermelada” no por profundas convicciones ideológicas. Nunca asumieron el liderazgo por el SÍ como el gobierno esperaba: seguirán de comodines esperando  las decisiones políticas de Santos.

German Vargas Lleras: Sin lugar a dudas jugó con frialdad el proceso del plebiscito. Trato de agradar a los del NO y a los del SÍ. Solo no gana las elecciones presidenciales, requerirá de una gran coalición con el partido liberal y la U y por supuesto con Santos. De no lograr ese acuerdo quedara en el altamar, esperando que se haga trisas la colación de centro derecha.

 

@laureanotirado