Javier Hernández, hombre de confianza del ministerio de Transporte favorecido con millonarios contratos otorgados por exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody.

En la tarde del 3 de octubre de 2012, el doctor Javier Alberto Hernández López se posesionó como viceministro de Infraestructura de la entonces ministra de Transporte Cecilia Álvarez Correa.

El doctor Hernández venía de gerenciar el Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá. Para ello, firmó un contrato de 278 millones de pesos con Transmilenio, cuando Gustavo Petro llevaba 5 días como alcalde mayor de Bogotá.

Desde su llegada al viceministerio, el doctor Hernández se convirtió en el hombre de confianza de la ministra Álvarez. En poco tiempo consolidó su poder y su criterio era acatado a ojos cerrados por los funcionarios de esa cartera.

Exactamente un año después, Hernández fue notificado de que dejaría de ser viceministro para convertirse en vicepresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura –ANI-, entidad encargada de liderar los proyectos más importantes del país, entre ellos el tramo 2 de la Ruta del Sol, en particular la cuestionada adición para hacer la vía entre Ocaña y Gamarra, con la que se favoreció a la familia de Gina Parody, propietaria de un puerto a orillas del río Magdalena. (Acá puede leer la historia completa de este acto de corrupción)

Hernández, a través de distintas declaraciones públicas ha insistido en que nada tuvo que ver con la adición que terminó entregándosele a Odebrecht unas semanas antes de la primera vuelta presidencial de 2014. No obstante, investigadores del caso de corrupción Odebrecht creen que el exviceministro y mano derecha de la doctora Cecilia Álvarez puede tener información que ayude a develar este entramado de corrupción que se materializó con una carretera pagada por los colombianos para que la familia Parody pueda sacar los contenedores que llegarán a su puerto de manera económica y expedita.

Desde siempre, se ha presentado a Javier Alberto Hernández López como un experto en temas de movilidad e infraestructura vial. Esa fue la razón que invocó Cecilia Álvarez para designarlo como su viceministro y luego como vicepresidente ejecutivo de la ANI.

Al hacer una revisión del historial contractual del doctor Hernández, se encuentra un hecho bastante significativo: la cantidad de contratos de prestación de servicios que suscribió con el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, desde el momento en el que Cecilia Álvarez dejó el ministerio de Transporte y asumió aquella cartera a mediados de agosto de 2014.

¿Si la experticia de Hernández es en temas de carreteras y transporte, por qué terminó suscribiendo contratos para “apoyar y acompañar la gestión del Ministerio en el análisis y la revisión de políticas públicas en los sectores de Industria, Comercio Exterior y turismo con el fin de formular recomendaciones que permitan optimizar el ejercicio de la función pública en el Despacho de la Ministra”?

El primer contrato fue suscrito el 4 de septiembre de 2014, 2 semanas después de que Cecilia Álvarez llegara al ministerio y al leer el objeto del mismo queda claro que la verdadera función de Hernández era la de estar al lado de la ministra. ¿Exactamente para qué?

Javier Hernández López es, sin duda, la persona que sabe a ciencia cierta cómo fue el manejo que desde el ministerio de Transporte y la ANI se le dio a la adición multimillonario a favor de Odebrecht para que hiciera la carretera que conduce al puerto de la familia Parody y esa realidad es la que puede ayudar a explicar porqué entre 2014 y 2016 –años en los que Cecilia Álvarez fungió como ministra de Comercio- fue favorecido con $384.321.000 de pesos en contratos de prestación de servicios en áreas en las que él no tiene mayor experiencia profesional. Lo importante, parecería, era que debía estar al lado de la doctora Cecilia Álvarez Correa.

Pero los favorecimientos a Hernández no solo vinieron de parte de la exministra Álvarez. El 30 de julio de 2015, la entonces ministra de Educación, Gina Parody D’Echeona suscribió la resolución 11800 “por la cual se designan tres de los miembros de la Junta Administradora del Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa Preescolar, Básica y Media FFIE”.

Las personas nombradas fueron la economista Carolina Soto, el profesor Eduardo Behrentz y Javier Alberto Hernández López, ese mismo que en tiempos en los que la familia Parody resultó bendecida con una carretera que desemboca en el puerto que poseen en el municipio de Gamarra, Cesar era viceministro de Infraestructura y luego vicepresidente de la ANI.

Surgen interrogantes que merecen ser esclarecidos: ¿Por qué tanto interés de las doctoras Álvarez y Parody por favorecer con contratos y designaciones a Hernández López en áreas en las que él no tiene trayectoria ni experiencia? ¿Aquellas prebendas y honores son una manera de garantizar su silencio? Las exministras santistas tienen la palabra.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 29 de 2017