Fiscalía de Miami asegura que si el exministro Arias es liberado bajo fianza, existe el riesgo de que se escape.

A través de un documento de 25 páginas, acompañado por dos anexos (estos bajo reserva), el Fiscal General del condado de Miami-Dade, Wifredo Ferrer y su asistente Robert Emery, respondieron a la nueva solicitud de los abogados de Andrés Felipe Arias para que el juez John O’Sullivan le conceda libertad bajo fianza al exfuncionario, hoy detenido en la cárcel federal de Miami, a la espera de que se resuelva si es o no extraditado a Colombia para que cumpla la sentencia de más de 17 años de cárcel que le impuso la Corte Suprema de Justicia en julio de 2014.

En criterio de la fiscalía de la Florida, Arias no debe ser puesto en libertad bajo fianza porque “existe un elevado nivel de riesgo de que se fugue de los Estados Unidos. El fue liberado en Colombia y se fugó poco tiempo antes de que la Corte Suprema de Colombia lo sentenciara…La liberación del fugitivo Arias bajo fianza tendrá implicaciones negativas en la política exterior de los Estados Unidos frente a casos en los que los Estados Unidos busca la extradición de delincuentes que están en Colombia”.

A lo largo del documento, el fiscal rechaza una a una las razones expuestas por los nuevos abogados de Arias para que se le imponga una fianza a su defendido (Puede leer: “La apelación de Arias”) recurriendo a casos anteriores en los que distintas cortes federales se han opuesto a que personas solicitadas en extradición sean liberadas mientras se define si se impone o no dicha medida.

En uno de los apartes del alegato, el fiscal llama la atención frente a una imprecisión cometida por Arias cuando renovó su visa de turista de los Estados Unidos: “El 9 de julio de 2013, Arias Leiva aplicó para renovar su visa B1/B2 para viajes temporales a los Estados Unidos. En respuesta a la pregunta que aparecía en la aplicación ‘¿Usted alguna vez ha sido arrestado o condenado por alguna ofensa o crimen, sin importar que haya sido perdonado, amnistiado?’. Arias Leiva marcó NO, aunque él había sido arrestado en 2011”. Dicho equívoco será, sin duda, utilizado en contra del funcionario durante el proceso que se le adelanta.

Otro de los elementos que esgrime la fiscalía para evitar que el juez niegue la libertad bajo fianza está relacionado con el argumento de la defensa del doctor Arias tendiente a mostrar que los delitos por los que él fue condenado en Colombia, no son considerados como crímenes en los Estados Unidos.

El fiscal alega que la malversación de fondos y las irregularidades en la contratación pública sí son delitos en los Estados Unidos. Dice el fiscal que “la malversación, bajo la ley federal, tiene una pena máxima de 10 años si ésta es superior a $1,000 [mil dólares]. Por robo de dineros provenientes de programas que reciben fondos federales, la pena máxima es de diez años. Por el delitos relacionados con la contratación, la pena máxima es de 5 años. De acuerdo con la solicitud de extradición, el delito de malversación por el que fue condenado Arias involucra a aproximadamente $8.500.000 [Ocho millones quinientos mil dólares]. Por los delitos de contratación, Arias Leiva aprobó unos acuerdos con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el cual contiene información falsa sobre la especialidad científica o tecnológica de dicha compañía”.

Dichos argumentos de la fiscalía no se ajustan del todo a la realidad y durante la audiencia en la que el juez deberá resolver si concede o no la extradición, la defensa del exministro tendrá que demostrar que el criterio del fiscal Ferrer no se ajusta a los hechos.

Pero igual, en el alegato de la fiscalía se deja en claro que aquellos argumentos no son relevantes en este momento en que se define la libertad bajo fianza de Arias.

Pero el punto sobre el que el fiscal hizo mayor hincapié fue, precisamente, en el del riesgo de fuga. “La fuerte oposición contra la fianza se soporta en la seriedad de los delitos por los que Arias Leiva fue sentenciado a 17 años de prisión. Además, como ya ha identificado anteriormente la corte, el fugitivo [en referencia a Arias] representa un alto riesgo de fuga porque después de haber sido liberado de la prisión preventiva en Colombia, huyó del país antes de la imposición de la sentencia”. Así mismo, el fiscal insiste en decir que Arias tiene los recursos económicos suficientes para huir de los Estados Unidos o para esconderse en algún lugar de ese país si es liberado bajo fianza: “El fugitivo ha demostrado que se adapta fácilmente a los movimientos (él y su familia) y tiene acceso a apoyo financiero y otros recursos que le ayudarían a evadirse”.

En este momento, sobre el escritorio del juez John O’Sullivan reposan los argumentos tanto de la defensa de Arias como de la fiscalía. Será él quien en las próximas horas o días resuelva si acoge la oferta que en su momento hizo la defensa del exministro de pagar una fianza de $600 mil dólares para efectos de que pueda continuar el juicio de extradición, pero en libertad condicional.

Si el juez resuelve denegar nuevamente la solicitud de libertad, Andrés Felipe Arias deberá continuar en la cárcel federal de Miami, esperando a que se resuelva su solicitud de extradición a Colombia.

@IrreverentesCol