Las graves revelaciones de la Fiscalía, donde queda en evidencia que la banda terrorista Farc está detrás de los actos de vandalismo que se han registrado en Bogotá, todas estas acciones coordinadas por el capo alias ‘Jesús Sántrich’, obligan a que se haga una revisión integral del supuesto acuerdo de paz con ese grupo delincuencial, para efectos de determinar realmente hasta qué punto no estamos de cara a una expresión de la ‘combinación de todas las formas de lucha’.

Es urgente que se determine cuál es la responsabilidad de los cabecillas de las Farc que supuestamente están haciendo política en el marco de la institucionalidad, toda vez que muchos de ellos, públicamente han respaldado el zafarrancho y el desprestigio de la Policía Nacional. En su cuenta de Twitter, la jefe terrorista de las Farc, alias ‘Victoria Sandino’, el 15 de septiembre escribió: “La reforma a la Policía es urgente, pero no nos llamemos a engaños, no habrá cambios mientras subsista una estrategia asesina y represora, como lo ha sido con la doctrina del enemigo interno, que justifica los crímenes de Estado para favorecer los intereses de unos cuantos”.

Puras baladronadas que hoy quedan al desnudo cuando se revelan las evidencias de que todos los actos criminales no son algo espontáneo sino una acción coordinada y dirigida por los capos de las Farc que están en la clandestinidad y alentada por aquellos que se quedaron en Bogotá fungiendo como ‘dirigentes’ políticos.

Otro miembro de las Farc, Iván Cepeda -conocido en los círculos del hampa con el alias de ‘Don Iván’- fue mucho más allá al decir que denunciará ante la Corte Penal Internacional a los miembros de la Policía que estoicamente enfrentaron a los terroristas de las Farc que protagonizaron los asaltos en Bogotá, haciéndolos pasar como una supuesta “protesta ciudadana”. Ahora, ha quedado totalmente demostrado que se trató de una acción demencial que fue delineada desde los campamentos de ‘Sántrich’ y ‘Márquez’, jefes del brazo armado de las Farc.

Haciéndole la segunda a los asesinos de las Farc, Cepeda escribió un demencial mensaje en su cuenta de Twitter: “En la audiencia sobre violencia policial ha quedado en evidencia que es una constante en la conducta de la Policía la práctica sistemática de la tortura de los tratos inhumanos y degradantes”.

El jefe de las Farc, sindicado por la violación de miles de niños, Carlos Antonio Lozada, infructuosamente trató de desviar la atención al escribir que “al tiempo que el ministro @CarlosHolmesTru señala irresponsablemente como integrantes de grupos ilegales a quienes participaron en los disturbios, por otro lado las Águilas Negras amenazan los líderes sociales y activistas de izquierda, dos caras de una misma moneda”.

Ninguna protesta social. Esto es terrorismo puro y duro que debe ser contestado con toda la contundencia por parte de las fuerzas del orden. Los antisociales están poniendo en jaque a la democracia y al régimen de libertades de nuestro país, razón por la que todas las personas de bien tienen la obligación de cerrar filas alrededor de las autoridades militares y de policía, las cuales tienen el deber de contener la arremetida violenta de los narcoterroristas de las Farc.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 23 de 2020