Doña María Juliana Ruiz es una mujer discreta, prudente, seria, aplomada, comprometida, pero sobre todo profundamente independiente.

Ella, al igual que el señor presidente de la República, hace parte de esa nueva generación de profesionales exitosos que entienden que el ejercicio del poder tiene como fin primordial el bienestar de la comunidad. 

Como bien lo apuntó el presidente Uribe en su cuenta de Twitter: “María Juliana de Duque, primera dama, es inteligente, preparada, trabajadora, comprometida, sin ínfulas de poder. ¡Admirable!”.

Trino del Presidente Uribe

La visita oficial que está cumpliendo el presidente Duque a los Estados Unidos, se da en un momento fundamental para nuestro país. Hoy, Colombia ha vuelto a ser el primer socio estratégico de América del Norte en nuestra región, razón por la que la agenda prevista para los días en los que el presidente colombiano estará en Washington y Nueva York es de singularísima importancia para nuestro futuro inmediato. 

Uno de los puntos más importantes de la agenda -tanto en lo protocolario como en político- fue la reunión bilateral entre los presidentes Trump y Duque en la Casa Blanca, cumbre en la que participaron las respectivas Primeras Damas. 

Desde que el doctor Duque asumió la presidencia de la República el pasado 7 de agosto, su distinguida esposa ha brillado, precisamente, por ser una mujer absolutamente prudente, sin ninguna sed de figuración y consciente de las dificultades de nuestro país. 

El presidente Duque y su esposa María Juliana durante la campaña presidencial

Ni el presidente Duque ni su esposa son faranduleros que se dejen seducir por el boato. La de ellos es una familia común y corriente que de ninguna manera abusa del poder.

Resulta asqueroso y deleznable desde todas las perspectivas el matoneo de que ha sido víctima la Primera Dama, María Juliana de Duque quien ha sido objeto de señalamientos desafortunados y reprochables por cuenta de sus gustos a la hora de vestir. 

Aquellos ataques fueron motivados por el canalla caricaturista del decadente diario El Tiempo, alias Matador, quien se ha convertido en un cobarde pandillero virtual, incapaz de argumentar.

La Primera Dama, como cualquier otra mujer, merece ser respetada. Habla mal, muy mal de los promotores del matoneo en su contra, sobre todo de ese caricaturista que se ha convertido en uno de los colombianos más despreciables, la sevicia con que han atacado a doña María Juliana Ruiz.  

@IrreverentesCol

Publicado: enero 14 de 2019