Como es bien sabido cualquiera que colabore con narcotraficantes, obstruya la justicia de Estados Unidos y haya delinquido como presuntamente lo hizo este sujeto al visitar las cárceles norteamericanas, merece nada menos que ser extraditado. El mismo personaje siniestro que ha utilizado sus tentáculos de poder para entorpecer las relaciones entre Colombia y Estados Unidos, prueba de ello es lo siguiente:

En primer momento se tienen los incesantes esfuerzos de ciertos sectores de la oposición, en su mayoría exmiembros de grupos terroristas hoy convertidos en políticos -siempre impunes-, por bloquear la colaboración de Estados Unidos con Colombia en materia de la lucha contra el narcotráfico. Vaya uno a saber cuál es el interés de estos oportunistas para que las colaboraciones entre países no operaran correctamente al combatir contra la maldita droga. Amanecerá y veremos

Durante este año, al igual que en muchas ocasiones pasadas, una brigada de asesores del ejército estadounidense haría presencia en Colombia para combatir el narcotráfico. Desde entonces algunos congresistas opositores empezaron a entorpecer la llegada, la presencia y la colaboración de dichos asesores. Tan así que innumerables veces han citado al Ministro de la Defensa Carlos Holmes Trujillo a debates de control político.

Expongo particularmente dos de ellos, llevados a cabo el 3 y 10 de Junio, cada uno duró más de ocho horas, en las cuales no se escuchó ningún argumento jurídico, solo arengas rabiosas en contra del país aliado. Sin embargo, nuevamente Don Iván y el Tribunal de Cundinamarca en un extrañísimo fallo de tutela, ordenaron al Presidente de la República y al Senado que la Brigada de los Estados Unidos no entrara a operar puesto que, supuestamente, era un tránsito de tropas.

Con este argumento y con el Tribunal de Cundinamarca como punta de lanza, tenían contra las cuerdas al Presidente Iván Duque; quien debía cumplir la orden y en consecuencia dar salida a los hombres de la Brigada de asistencia y de asesoría de Estados Unidos. A buena hora llegó el fallo impugnado por el Presidente Álvaro Uribe Vélez y que definió el Consejo de Estado en palabras más, palabras menos que los derechos fundamentales de la oposición nunca fueron vulnerados; por el contrario, tuvieron larguísimos debates para presentar insultos e improperios.

Afortunadamente el Consejo de Estado dio a conocer que el Tribunal de Cundinamarca no debió entrometerse en las competencias exclusivas del Congreso de la República y mucho menos, venir a decir cómo debían operar y desarrollar su función legislativa y de control político. Este pronunciamiento, sin lugar a dudas, es un logro y un triunfo del Gobierno Nacional, de las relaciones internacionales de Colombia, de la tradición de cooperación entre Estados Unidos y Colombia, del Presidente Uribe y de su asesor Hernán Cadavid Márquez.

@jarizabaletaf

Publicado: octubre 25 de 2020