He invitado a mi primo José David Castro a esta Crónica, vive actualmente en San Petersburgo y ante la pregunta sobre las diferencias entre el comunismo en Rusia y el de Latinoamérica, comparte su punto de vista:

Libertad de Empresa (Economía)

Estimula el gobierno la creación de nuevas empresas. Nacen muchos pequeños negocios privados que, aunque no pretenden convertirse en multinacionales, estimulan la economía local: gran cantidad de panaderías, puestos de café exprés, floristerías y restaurantes se vienen transformado en cadenas en toda la ciudad.

El uso exitoso de la tecnología ha generado negocios en línea desde mensajería hasta analistas financieros de alta categoría, la venta de productos en línea es altísima; visité un señor que trae artículos de golf desde Finlandia, vende por internet desde su casa, sin tienda o arriendo de local, otro vende discos de acetato y viven bien, tienen apartamento y automóvil.

Es posible formar patrimonio, en aplicaciones de celular como “You do” se ofrecen diversas tareas de alta demanda y su costo, el interesado la toma, le pagan por transferencia bancaria a la que no aplican descuento. Se ofrecen tareas sencillas como tomar fotos a productos en supermercados para “merchandising” por las que pagan diez mil pesos colombianos; clases de español individuales, y otras más complejas como análisis y desarrollo de reportes para grandes empresas que pueden costar varios millones de pesos. Hay similares, para cada tipo de mercado.

La tendencia de la libertad de empresa ha generado inversión de capitales extranjeros. En San Petersburgo hay tres campos de golf profesionales, antes el comunismo prohibía ese deporte; equitación; logística y ofertas variadas para todos los gustos por parte de empresas que no dependen del gobierno.

La economía es libre mandan la oferta y la demanda. Antes la controlaba el gobierno, en los libros “viejos” se ve el valor en Kopeks marcado con sello en la carátula. Hay muchas empresas extranjeras: francesas, estonianas, alemanas y americanas.

En los últimos diez años impacta el desarrollo de la infraestructura, nuevas autopistas de alta velocidad y la mejora de vías secundarias para estimular el comercio y comunicación entre ciudades. La red de ferrocarriles es ejemplar, 85 000 kilómetros totalmente electrificados y oportuno reemplazo de vagones, locomotoras de alta velocidad y nuevos horarios de despacho. La carga es su prioridad, mueven todo el petróleo, productos químicos y carbón en trenes de más de 110 vagones tirados por dos potentes locomotoras.

Libertad de Expresión.

Se maneja con cuidado, se puede manifestar y salir a las calles, pero si se trata de una concentración de masas se debe pedir permiso a la administración de la ciudad que asigna un lugar abierto, pero previamente acordonado por la policía para evitar revueltas. El tema de la autoridad tiene su legado del régimen muy marcado, pues la autoridad es la autoridad y se respeta o se teme.

Propiedad Raíz.

Gran estímulo para compra de finca raíz. Están construyendo grandes proyectos de apartamentos, y se motiva la pertenencia de la propiedad. Es de muy buen gusto al estilo europeo. Se empiezan a ver proyectos de casas-quintas al mejor estilo norteamericano, con jardines, parqueadero y portería a la entrada, la cual había dejado de existir después de la revolución. Nosotros con mis suegros hicimos varias inversiones en apartamentos en planos que al terminarse podemos vender con buena utilidad.

Se estimula la formación de la familia y tener un hijo. Si se tienen dos, ya se considera “familia grande” y el subsidio del gobierno es mayor. El gobierno da al nacer alrededor de dos millones de pesos colombianos y un descuento para comprar vivienda de unos diez millones. El apartamento típico para una familia es de dos habitaciones, cocina comedor, y, uno de 70 Mts.2 en una buena región, como la nuestra, puede costar unos 350 millones de pesos. En otras, el precio puede bajar, aunque no significativamente. Si construyen quince proyectos uno debe ser popular para vender a menor precio, pero obviamente con inferiores acabados y calidad. De especial interés, el crédito, este concepto es totalmente nuevo para ellos, algunos lo ven todavía con desconfianza. Los bancos están dando créditos con tasas muy bajas para la compra apartamentos y auto, incluso dan crédito a los estudiantes, en otros montos, para comprar un celular, por ejemplo.

Sociedad.

El comunismo aplanó las clases sociales, hay una clase baja (pobres) escasa, una inmensa clase media y una clase alta relativamente poca. Los colegios son gratis para todos, así como las universidades. Están naciendo colegios privados donde la admisión y mensualidad se cobran. Es una minoría para los muy ricos.

De acuerdo con el anterior comentario queda claro que el país donde nació el comunismo de la revolución está dando la vuelta hacia la economía de mercado, igual que en China, para lograr el desarrollo, mientras acá jugamos al obsoleto sistema del modelo marxista-leninista como lo vemos en Venezuela, Nicaragua y Perú.

El Rincón de Dios

“No siempre Dios cambia tu situación. A veces está cambiando tu corazón” Anónimo

@rafuribe

Publicado: agosto 12 de 2021