En entrevista con LOS IRREVERENTES, Alicia Arango invita a la unión de los diferentes sectores del Centro Democrático.                       

LOS IRREVERENTES. El Centro Democrático anunció a través del expresidente Uribe que hará campaña por el NO en el plebiscito, ¿Usted se va a sumar a esta campaña?

ALICIA ARANGO. Las necesidades de los colombianos son tan importantes, que considero que deben estar por encima de los partidos. Aplaudo la decisión del presidente Uribe de hacer la campaña por el NO. De tiempo atrás yo había decidido que el NO es la mejor alternativa.

Asistí al evento en el que el presidente Uribe pronunció un discurso histórico que debe ser conocido por todos los colombianos. Los invito a que lo lean en el portal de LOS IRREVERENTES  (Puede leer “Nuestra Campaña por el NO”).

Sí a la paz, pero no a través de ese plebiscito ilegítimo; sí a la paz, pero donde los intereses de los colombianos estén por encima de los de las Farc. El NO al plebiscito es la opción que debemos tomar la mayoría de colombianos para hacer respetar la institucionalidad y la Constitución de Colombia.

L I. Usted es una líder indiscutible dentro del uribismo y así la reconocen amplísimos sectores. ¿Cómo está viendo al Centro Democrático en este momento trascendental de la política colombiana?

A A.  El partido Centro Democrático tiene una oportunidad inmensa en estos momentos en que Colombia pasa por un momento delicado. Los uribistas tenemos la oportunidad para mostrarle a la ciudadanía que podemos llevarla por la ruta que le conviene al país de prosperidad y de bienestar.

Sin embargo, siento que el partido tiene algunas fracturas internas que le hacen muchísimo daño. Por eso, considero que el Centro Democrático debería trabajar en el propósito de unirse un poco más, poniendo de lado las diferencias personales que existen.

Sé que esto que le voy a decir le generará molestia a algunos miembros del Centro Democrático, pero no puedo callarlo. Hay personas que al interior de la colectividad abusan de la bondad del presidente Álvaro Uribe.

Yo pertenezco a ese uribismo que ante todo defiende el legado del presidente Uribe; yo no tengo ni defiendo una agenda política propia.

L I. Cuando usted ejerció como Secretaria Privada del presidente Uribe, todos le reconocían su capacidad para tender puentes y buscar soluciones a las crisis internas que se generan, como es natural, en todos los gobiernos. Usted habla de un Centro Democrático fracturado. ¿Cuáles serían los puentes para lograr superar las diferencias?

A A. Yo trabajé 10 años directamente con el presidente Uribe. Tender puentes es la tarea primordial de cualquier persona que rodee a un líder, pero así mismo debe tener claro que lo más importante son siempre los intereses generales; la agenda debe ser la del líder o la del partido. Nada más que eso.

Cuando hay agendas propias, eso afecta los resultados del partido. Y mire lo que le sucedió al Centro Democrático en las elecciones del octubre del año pasado. El Centro Democrático no obtuvo lo que todos esperábamos a nivel departamental y municipal.

El mejor ejemplo fue lo que pasó en Antioquia y en los departamentos de la costa atlántica donde Uribe tiene una inmensa acogida y el resultado fue lamentable. Allí hubo unas fallas estructurales que deben ser corregidas. Los partidos deben medirse, como las grandes empresas, por resultados. Quien no da la talla, quien no cumple las expectativas, debe dar un paso al costado.

Los partidos deben sumar a sus filas a personas que generen votos, que generen opinión, que den la batalla política de frente y no por detrás.

L I. Pero no me respondió la pregunta doctora Arango. ¿Cómo superar esas diferencias que pueden hacerle daño al partido que ante todo debe llegar unificado a esta votación del plebiscito y a las elecciones de 2018?

A A. No me parece conveniente que el partido arregle sus diferencias con guerras sucias. Es evidente que hay dos sectores al interior del Centro Democrático. Quien llegue a dirigir el partido debe garantizar los mismos derechos para todas las personas que lo integran. El día que uno de esos sectores se crea más importante que el otro, el partido se fractura y se debilita.

El director de un partido debe ser ecuánime, equilibrado y debe tener la firmeza para poder decir no, cuando corresponda. Tenemos en nuestras manos la mejor oportunidad para consolidar al Centro Democrático. Tenemos en nuestras manos la mejor oportunidad para consolidar al Centro Democrático.

L I. Pongámoslo en blanco y en negro. En 2014, Óscar Iván Zuluaga hizo pública una carta en la que le pedía a José Obdulio Gaviria que renunciara a la lista del senado. Esa carta, que generó un rompimiento con todo el sector que respalda al doctor Gaviria, aún no ha sido retirada por parte de Zuluaga. Así mismo, han sido evidentes y públicas las diferencias que usted ha tenido con Fabio Valencia Cossio. ¿Cómo hacer para superar esas situaciones que indefectiblemente le han hecho daño al Centro Democrático?

A A. Nuestro enemigo no está dentro del Centro Democrático. Nuestro enemigo está afuera y son las Farc. Nosotros tenemos que centrar nuestros esfuerzos en convencer al mayor número de colombianos para que se sumen a la campaña por el NO y enviar un mensaje muy claro y contundente de rechazo a los acuerdos que el presidente Santos va a suscribir con las Farc.

Respecto del senador José Obdulio Gaviria. No podemos olvidar que el presidente Uribe lo incluyó en un puesto importante en la lista al senado porque ve en él a un hombre que entiende y defiende sus ideas sin ambigüedades ni esguinces. Yo invito a que, en un gesto de grandeza, esa carta sea retirada y con ello se estaría enviando un mensaje muy positivo que ayudará a la consolidación de nuestro partido.

Me atrevo hoy a decirle al señor Fabio Valencia, con quien tengo tantas diferencias, que estoy dispuesta a que éstas se superen, siempre y cuando haya un compromiso sincero en virtud del cual todos sumemos. En ese sentido, todas aquellas cosas que nos llevó a dividirnos deben ser echadas por la borda porque los intereses del Centro Democrático son mucho más importantes que cualquier diferencia de tipo personal.

L I. ¿Le gustaría entrar al partido para ayudar a reorganizarlo?

A A. Yo lo que quiero es servir. Ni yo, ni mis hermanos, ni mis tíos, ni mis primos tienen aspiración de ningún tipo. Hay un sector del uribismo que me respalda y que me apoya, por el que tengo un inmenso sentimiento de gratitud. Tengo la disposición de trabajar con todos los sectores. Cuando fui la secretaria privada del presidente Uribe, trabajé con algunos de los que hoy están en el Centro Democrático y con ellos hicimos un excelente equipo.

Soy una luchadora y tengo toda la disposición para colaborar, como lo he venido haciendo. Ahí están los resultados, por ejemplo el estupendo resultado que obtuvo de la lista al concejo de Bogotá en las elecciones pasadas, donde logramos elegir a 6 concejales. Así mismo, tendí los puentes para generar la maravillosa relación que hoy tiene el Centro Democrático de Bogotá con el alcalde Enrique Peñalosa, a quien le están ayudando a sacar adelante a la ciudad.

Hace más de 15 años estoy en el uribismo; acá llegué años antes que muchos de los que hoy están. Conozco, creo y defiendo estas ideas y seguiré haciéndolo porque lo mío es un tema de convicción, no de conveniencia.

@IrreverentesCol