“Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.” John Fitzgerald Kennedy

El 54% de los colombianos amanecimos de plácemes, triunfó la democracia contra el modelo Castrochavista de Petro que, con la votación más alta de la historia de la izquierda radical, será opositor fanático y extremista como lo anunció en su desapacible discurso. Obtiene una curul en el senado para él y una en la cámara para su fórmula vicepresidencial, tema convenido en La Habana entre don Timo y Juan Manuel. 

Se discute si los votos son o no endosables, como no soy buen conocedor de los intríngulis políticos no me enredo en este punto, especulo que de algún lado salieron los que lograron casi duplicar la votación que Petro obtuvo en la primera vuelta ya que los votos en blanco promovidos por De la Calle y Fajardo solo llegaron a ochocientos mil, contrastan con los cerca de cinco millones que ambos sumados obtuvieron en la primera vuelta. ¿Dónde fueron esos votos?

Como sea, Duque habrá de tener en cuenta algunas de las propuestas que a Mr. Google y a Petro le dieron sus votos. En ello el nuevo presidente fue claro en su discurso: “Somos una sola Colombia, en medio de nuestras diferencias. Hay que pensar en lo que nos une y no en lo que nos divide. No vamos a despojar a nadie. Mi objetivo no es ser presidente, mi objetivo es la transformación de Colombia en el país próspero que tanto anhelamos”. Ahí no estará Petro, el seguirá en su lucha por imponer el socialismo del siglo XXI plan y objetivo del Foro de Sao Paulo. 

Parece más sensata La Farc en su comunicado en el que manifiesta su voluntad de discutir con Duque temas del acuerdo. Aunque no les creo, acepto que es una tónica conciliadora que debe ser explorada, Duque y todos queremos la paz, no somos partidarios de “hacer trizas” los acuerdos y si se pueden suavizar algunos temas nadie se negará a darles bienvenida.

 Para demostrar a la juventud que no sufrió la violencia de la guerrilla acorralada entre el 2002 y 2010 durante el gobierno de Uribe, es necesario que Duque introduzca cambios fundamentales en los social, la justicia, la salud, el empleo, derrote la corrupción y reactive la economía, tarea fundamental en la que en una Colombia unida debemos trabajar. La altura de quienes perdieron en las urnas se verá en la clase de oposición que ejerzan, la paralizante o la constructiva, ahí se avistará si sobre los egos se impone la patria que ahora más que nunca la necesita, o las ambiciones personales. 

El rincón de Dios:

Señor, ayúdame a ver:

Tu claridad en mi confusión

Tu perdón en mi debilidad

Tu luz en mi ceguera

Tu misericordia en mi necesidad

Consuélame con tu infinito amor

Oriéntame con tu sabiduría

Fortaléceme con tu poder sanador

Y enséñame con Tu verdad y Tu vida

Amén 

@rafuribe

Publicado: junio 22 de 2018