Hoy en día la mayoría de partidos, en especial los tradicionales, se encuentran en una crisis de liderazgos, no han podido renovar a muchos de sus dirigentes por personas frescas, no contaminadas y con todas las ganas de servir. ¿Por qué? Porque ellos mismos se encargaron de cerrar los espacios, de no permitir que jóvenes hicieran escuela en la arena política, y quienes osaban a hacerlo terminaban perdiendo la batalla, puesto que los viejos caciques hacían lo posible por cortas sus alas.

Pero resulta gratificante como en el mundo y en nuestro caso, Colombia, ha ido cambiando ese chip. Hoy nuestro país cuenta con el Presidente más joven de las últimas décadas, y varios precandidatos a diferentes corporaciones o alcaldías y gobernaciones son jóvenes, como en el caso de Bogotá, en donde Samuel Hoyos se la está jugando con todo el entusiasmo. Juan Pablo Echeverry, actual Edil y aspirante a Concejal de Bogotá, estudioso y gustoso de la política hace la tarea día a día en las calles, como debe ser. En el Congreso tenemos a Juan Espinal y Gabriel Santos, ambos Representantes jóvenes. Y qué decir de nuestro Embajador ante Canadá, el doctor Federico Hoyos, otro contemporáneo que deja el nombre de Colombia y la juventud muy en alto.

Eso en lo que respecto en un amplio panorama; es nuestra comarca lamentablemente no podemos afirmar lo mismo, en Popayán y el Cauca lo que abundan son caciques y lo que faltan son jóvenes propositivos y estudiosos de los temas. En nuestro Partido, el Centro Democrático, han venido surgiendo nombres nuevos e interesantes, como por ejemplo el de Brayan Martínez, precandidato al Concejo en El Bordo, Patía, sur del Cauca. O el de Melissa y Oscar García, hermanos que participan activamente en las actividades del Partido. Esperamos que sigan llegando nuevas personas, con ganas de aprender, con ganas de servir y trabajar por esta región. Como Partido no podemos desfallecer en tal objetivo, es nuestra obligación poder generar espacios de debate y construcción, el Centro Democrático tiene el compromiso de marcar diferencia y trabajar por las actuales y futuras generaciones.

Finalmente queremos invitar a todos los jóvenes, con o sin Partido, a que se vinculen a la política, a que tomen juego en las decisiones que nos afectan o benefician, a que sean una voz permanente en todos los escenarios, repito, sin distingo alguno. Debemos pasar de quejarnos en las redes a ser agentes reales de cambio, sea en la orilla política que sea. Se puede, con voluntad y ganas sí que se puede.

@AndresSaavedra_

Publicado: febrero 14 de 2019