Aunque estamos en pleno día de la votación del plebiscito y no se sabe ni quién va a ganar ni si se llega al umbral, ya los colombianos hemos aprendido bastante sobre nuestro comportamiento y nuestra idiosincrasia.

Trataré de hacer un listado de los principales aspectos y enseñanzas que nos dejó el camino al plebiscito.

  1. Entendimos que el poder del ejecutivo es demasiado fuerte frente a las otras ramas del poder público. Logró cooptar todas las instancias del país para lograr sus objetivos, al sistema judicial, al sistema electoral, y convirtió al poder legislativo en su lacayo. Necesitamos una reforma constitucional donde podamos retomar los pesos y contrapesos.
  2. Siempre había pensado que el equipo de ministros aportaba poco, que muchos no tienen las competencias para sus posiciones, pero después de este último mes donde lo único que hicieron fue campaña por el sí, entendí que ningún ministro hizo falta ¿o quién se dio cuenta de su falta de trabajo?
  3. Se debe reformar completamente el sistema electoral. Que unos candidatos a cuerpos colegiados coarten y compren electores para su propio beneficio es malo, pero que también lo haga el gobierno para aprobar un plebiscito es definitivamente vergonzoso. Los delitos electorales deben ser combatidos mas eficazmente o nunca tendremos una verdadera democracia.
  4. Cada día los colombianos somos más “light”. Pensamos que nada de las cosas que hacemos tendrá consecuencias. La gran mayoría de las personas que apoyarán el Sí, ni se leyeron los acuerdos, y piensan que por nuestra idiosincrasia acá nada va a pasar.
  5. Tenemos memoria de pajarito. Se nos olvida todo y además nos comemos unos cuentos increíbles. Las personas malas pasan a ser buenas en un santiamén y viceversa.
  6. Por último, el ejercicio de la política es muy mundano. El político colombiano se aprovecha de las desgracias y la pobreza de sus electores para lograr sus cometidos. Un tamal, una teja, o cien mil pesos para muchas personas hace la diferencia. Claramente debemos reformar nuestra clase política.

Gane el SÍ o gane el NO, los colombianos debemos trabajar muy duro para que los problemas e inconsistencias de los acuerdos no sean mal utilizados y aprovechados. Debemos prepararnos para ser críticos y al mismo tiempo proactivos en las implementaciones.

Hay un país buscando lideres a quién seguir y a quién elegir. Esos espacios no se pueden entregar, la lucha sigue y esta será las elecciones del 2018.

 

@SANTAMARIAURIBE