El pasado domingo, se anunció el comunicado conjunto No. 82 emitido desde La Habana, que trata sobre el enfoque de género en los acuerdos que allí se negocian.

De acuerdo con el comunicado, representantes del gobierno Santos y de la guerrilla de las Farc, han llegado a acuerdos sobre el enfoque de género y de minorías LGTBI en una subcomisión que se instaló en septiembre del 2014.

El comunicado señala que dentro del enfoque de género, se han negociado temas relacionados con el acceso y formalización de la propiedad rural con condiciones de igualdad para mujeres y personas con identidad sexual diversa; los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres; también menciona la promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación, en la toma de decisiones y en la resolución de conflictos, el reconocimiento público, la no estigmatización y la difusión de la labor realizada por mujeres, el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres y movimientos LGTBI para su participación política, y el acceso a la verdad, a la justicia y a las garantías de no repetición.

Al analizar el posible alcance sancionatorio, investigativo y práctico, de estos temas, se revive la reflexión sobre la importancia de que se hubiera logrado un referendo preguntando, entre otros, sobre los temas de género y de población con identidad sexual diversa, pues ello hubiera logrado convocar a los colombianos a reflexiones más profundas sobre el proceso de La Habana y también al análisis individual sobre el presente y futuro del país. Sin embargo insistir en esto es llover sobre mojado. Ya la Corte Constitucional ha definido la legalidad del plebiscito y del excesivamente laxo umbral, sin embargo ya observamos que se ha iniciado un proceso sumamente inmoral, en donde en lugar de explicar las supuestas bondades del SÍ, se empieza es a intimidar de nuevo a mandatarios regionales y municipales y a ciudadanos incautos para apoyar su efímero SÍ, con ofrecimientos y anuncios de recursos, proyectos, casas, acueductos, etc. a cambio de votos por el SÍ.

Nos estamos jugando el futuro del país y no podemos quedarnos tan solo cruzados de brazos ante estos nuevos anuncios señalados en el comunicado, no porque no sean importantes, pues lo son, sino porque el temor es grande. De un lado, que se queden solo como propósitos y un conjunto de buenas intenciones incluidos en documentos extensos de los acuerdos, cuando culturalmente falta mucho en el país para lograr enfoque de género en la cotidianidad, y del otro, que no se llegue a sanciones reales y efectivas a los principales victimarios de las mujeres y las niñas en el país.

Todos los frentes del grupo guerrillero se dedicaron a ejecutar los delitos más atroces contra mujeres y niñas. Violaciones, trabajos forzados, abortos, reclutamiento, etc. ¿Qué pensamos cuando escuchamos los casos frecuentemente denunciados por los medios de comunicación de abusadores de niños? ¿Cómo conceder que sea amnistiable la conducta reiterada de los abusos de la guerrilla a las mujeres y a las niñas? ¿Cómo se manejará lo acordado en el proceso para no dejar impunes estas atrocidades a mujeres y niñas?

Las respuestas a estas preguntas no están dadas. Sobre esto no dice nada concreto el comunicado del pasado domingo. Tampoco sobre el reclutamiento de niñas.

¿Hasta cuando se pasará por alto el reclutamiento de niñas?  Y lo menciono porque el enfoque de género debe incluir la protección de las niñas y la garantía de no vulneración a sus derechos. Pero por supuesto que clamamos por que se de por parte de los negociadores del gobierno dentro del proceso, una respuesta precisa sobre el reclutamiento de niñas y niños.

Sobre este tema, el de reclutamiento de niñas y niños, se ha expedido la única sentencia condenatoria de la Corte Penal Internacional, en el año 2012. En ella dicha corte impuso a Thomas Lubanga condena de 14 años de cárcel por reclutamiento de niños en el Congo durante septiembre de 2002 y agosto de 2003.

Dentro de los anuncios del comunicado sobre el acompañamiento internacional para el enfoque de generó se destacó el reconocimiento de un elemento único en el mundo, por incluir dentro de la negociación por primera vez el enfoque de género. Solo espero que esa mención y su análisis, jamás promueva que se oculten e invisibilicen los delitos cometidos contra las mujeres y niñas, por parte de sus peores violadores en el mundo. Además, mujeres y niñas, víctimas con casos ya documentados, en manos de las autoridades.

 

@ForerohElvira