Enemigo público fue una película, film, protagonizada por Will Smith, Gene Hackman, Jon Voight, Lisa Bonet y Regina King. Cuenta la historia de un joven abogado de éxito a quien le colocan por azar en una bolsa una cinta que contiene el video del momento exacto del asesinato de un congresista en los EE.UU quien hace fuertes cuestionamientos al accionar de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional, encargada de vigilar a los millones de norteamericanos vía telefónica y redes sociales.

El joven abogado, se ve envuelto en una trama donde es acosado por el propio gobierno. Lo persiguen hasta más no poder convirtiéndose en el enemigo público No 1.

La anterior reseña, para comentar que en Colombia hace carrera que Álvaro Uribe Vélez es el enemigo público No 1 para todo el sector de la izquierda carnívora que desea verlo en la cárcel, como bien lo comento el señor Petro Gustavo esta semana en la W Radio en el programa de la Vicky Dávila quien dijo: “El señor Uribe debería estar en la cárcel”.

Cuando escuché esa frase, con un tono de voz firme, seguro, convencido de lo que estaba diciendo, pensé hacia mis adentros sobre los hechos que se han venido desarrollando en las últimas semanas los cuales me dan a entender que existe una agenda oculta, como ya se mencionó en columna anterior, la cual consiste en que, evidentemente, el objetivo principal de este sector es llevar a AUV a la cárcel a como dé lugar.

La izquierda carnívora a la que me refiero se parece a ese toro de lidia que sale por los toriles sin control alguno dispuesto a acabar con todo lo que se le ponga por delante a la cual pertenecen personajes tan pintorescos, que rayan en lo grotesco, tales como la ex senadora Claudia Nayibe, impulsora de la consulta anti corrupción, consulta espanta bobos como diría Mauricio Vargas, quien seguramente le echará la culpa del fracaso de su consulta a AUV.

La izquierda carnívora a la que me refiero se parece a ese toro de lidia que sale por los toriles sin control alguno dispuesto a acabar con todo lo que se le ponga por delante. 

Otro oscuro personaje, cuyo nombre no quiero mencionarlo, escribe semana si, semana no, en contra de AUV. Lleva 12 años tildándolo de lo divino y lo humano. Demanda va, demanda viene. Me pregunto: El día en que AUV fallezca: ¿Sobre qué escribirá este señor?

Ni hablar del senador Cepeda. Al parecer, ahora el senador de los decentes Bolívar tomará la bandera de Cepeda.

Al comenzar la presente legislatura, los honorables magistrados de la CSJ, me pregunto qué tan honorables serán, solicitaron citar al senador AUV para el próximo 7 de septiembre. Según el diario El País, el detonante de los enfrentamientos de AUV con la CSJ se dio en julio del 2007 cuando la CSJ negó la posibilidad de que a los ex paramilitares se les aplicara el delito de sedición.

Esa, no ha sido la única pelea de AUV con las altas cortes.

Son más de 25 acusaciones ante la Cámara de Acusaciones del Senado de la República. Tiene más de 10 casos judiciales abiertos, pendientes, por fallar.

Yo, me pregunto, cuántas agüitas de valeriana tiene que tomarse AUV a diario para que no le saquen la piedra, ni le dé un infarto cardiaco.

Ni hablar, de las diferentes instancias judiciales las cuales pareciera que estuvieran actuando a favor de los delincuentes y no del ciudadano común, como lo mencionara alguna vez Álvaro Gómez Hurtado. A propósito, ¿Alguien sabe algo de su caso?

Ni hablar, del último fallo del Consejo de Estado quien sufriendo de  un delirio de éxtasis judicial condenó a la Nación por el atentado al club el Nogal bajo el gobierno de AUV, siendo ministro del Interior el Dr. Fernando Lodoño y su ministra de Defensa la Dra. Marta Lucía Ramírez, a quien le deseo pronta recuperación, en un claro mensaje a AUV. Es decir, los culpables del atentado al Club el Nogal fueron los ministros del gobierno de AUV, no las Farc.

Mientras tanto, los autores materiales e intelectuales del atentado están libres. Dos de ellos, al parecer, se volaron de la zona de distensión. La semana pasada circuló el rumor que se encontraban en el barrio las Margaritas de Caracas, Venezuela, custodiados por una guardia pretoriana chavista armada hasta los dientes.

Y, para rematar, la misma justicia dejó en libertad a los autores materiales del atentado al Centro Andino, uno de los actos más oscuros durante el gobierno de JMS.

¿En manos de quien está la Justicia? ¿En el país donde la justicia y sus altas corporaciones como las diferentes cortes actúan a favor de los delincuentes y no del ciudadano común?

Lo que importa, es que AUV sea el enemigo público No 1.

Puntilla: Razón de más para impulsar una reforma a la Justicia profunda como lo propuso el Presidente Iván Duque Márquez en su campaña electoral.

@RaGomezMar

Publicado: agosto 28 de 2018