Cuando decimos que la justicia en Colombia se hizo agua no es simplemente una frase de  coctel entre amigos, es una realidad que debemos asumir y buscar la manera de hacer la reforma que tanto necesitamos.

El próximo 8 de Octubre comparecerá el presidente Álvaro Uribe Vélez ante la Corte Suprema de Justicia por el caso de los falsos testigos, es difícil entender como terminan involucrando a Uribe en esto cuando era el denunciante de los hechos, los colombianos tenemos la facultad de acabar todo lo que funciona en otros países, en este caso la rebaja de penas a testigos se convirtió en la manera en que se manipulan pruebas, se dan dádivas a las familias y estos personajes son profesionales del engaño.

Hay hechos que se caen de su peso, es por eso que espero que esta faceta no pase a mayores, es mas aspiro que los verdaderos compradores de testigos falsos les caiga todo el peso de la ley. No podemos seguir mudos ante los desafueros de estos mal llamados líderes que se disfrazan de defensores de DDHH.

Al final todos estos hechos tienen un común denominador, la lucha por el poder, la izquierda populista se adueñó de prácticamente toda Latinoamérica menos de Colombia, no han podido, ni por las armas, ni por el voto popular, entonces lo están buscando lograr vía judicial, es clara la permeada de la justicia hacia la ideología de izquierda. Sacar a Uribe del camino político sería una gran victoria para ellos.

Colombia tiene mucho futuro, yo soy muy optimista, hemos logrado a través de los tiempos a sobreponernos a una infinidad de dificultades de índole social, de violencia y desastres naturales, entonces también vamos a poder frentear esta arremetida ideológica. Tanto el sector productivo, industrial, agropecuario como el financiero están en buenas condiciones para aguantar el embate.

Países que pensábamos que habían salido de la pesadilla de la izquierda están a punto de volver, Argentina tendrá unas elecciones cruciales en Octubre donde el país puede volver a la desgracia, mucho esfuerzo hizo el gobierno Macri para arreglar los líos dejados y parece que quieren volverlos a vivir.

De todas maneras creo que esta guerra ideológica llegó para quedarse, no solamente en nuestro país, en el mundo entero esta pasando algo parecido, los que pensaban que el comunismo se había acabado con la Perestroika o con la caída del muro de Berlín se equivocaron, sigue vivo y coleando con mutaciones propias en cada continente o país, con Fundaciones u ONGs fachadas que dicen defender otras causas.

Algo que si no ha cambiado es la utilización de las diferentes formas de lucha para llegar al poder, no les preocupa dejar en la lona  la economía del país, acabar con la industria ni destruir la reputación de las personas, es por eso que hoy  hay ataques desde diferentes partes, se ataca la minería extractiva, la agroindustria, la empresa privada, el sector financiero,  la familia tradicional, el derecho a la vida, etc., cualquier tema que pueda generar caos les interesa, y tienen un buen discurso que han venido elaborando durante mucho tiempo el cual es muy fácil de vender y de calar entre los jóvenes.

Colombia le debe tanto al presidente Uribe que ya no se acuerda.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: septiembre 23 de 2019