Hace unos días Don Jorge Mesa Correa, propietario de Proviservicios S.A. una empresa de servicios públicos especializada en gas, quien maneja además una importante fundación y a su vez ha sido destacado dirigente político cofundador de Convergencia Ciudadana – Partido de Integración Nacional – Opción Ciudadana, me buscó con el interés de que le diera mi concepto sobre una persona oriunda de la Provincia de Vélez. Indagándole sobre la razón de su interés, confirmé algo que se viene rumorando: Que en Santander se está gestando un proyecto político en el que estará el movimiento Colombia Humana liderado por Gustavo Petro, que regionalmente orienta Gloria Inés Flórez Schneider ex secretaria de gobierno de Bogotá, junto al sector político que orienta el alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández Suárez, más un sector independiente del liberalismo que orienta Juan Manuel Galán Pachón, y que están a la expectativa de la decisión del senador del Polo Leónidas Gómez. Se afirma, que eso es un verdadero trapiche, para moler a la clase política de Santander. 

Más interesado en el asunto, me di a la tarea de consultar algunas fuentes y efectivamente confirmé que en Santander hay un proceso de reencuentro de la antigua militancia del M-19 para convocar una apertura política que permita la escogencia de un candidato alternativo único a la gobernación, para enfrentarlo al que resulte de los sectores de tradición en el departamento. Sólo que a esa intención, al parecer no le querría apostar el Polo, que junto a su senador Leónidas Gómez ya está promocionando candidato propio a la gobernación y candidatos a las alcaldías de las principales ciudades del departamento.  

Colombia Humana tiene como candidato a la gobernación al abogado veleño Luis Eduardo Parra Rodríguez, un docente universitario que tiene trayectoria histórica en la izquierda desde el M-19, amigo personal de Gustavo Petro y del Representante Legal del Partido Verde Carlos Ramón González. Para la alcaldía de Bucaramanga plantean la candidatura de Gloria Inés Flórez Schneider. El Polo, aunque al margen del acuerdo, está avanzando con Emiro Arias Bueno, un ex militante del M-19, como eventual candidato a la gobernación y con Carlos Sotomonte como posible candidato para la alcaldía de Bucaramanga. En escena se encuentra Rodolfo Hernández jugando con una carta bajo la manga, un “joly”. Se trata  de un empresario de la firma CEMEX cuyo nombre ha mantenido en reserva y sólo se lo ha planteado al sector de Colombia Humana para que lo consideren como candidato a la alcaldía de Bucaramanga, a cambio, les respaldaría el candidato a la gobernación, mostrando simpatías por Gloria Inés Flórez a quien ya le habría manifestado su intención en privado, sacándola así del juego por la alcaldía. Y aunque Rodolfo Hernández no considera el nombre de su ex secretario de desarrollo social, Jorge Figueroa Clausen, su entorno trata de promover un acuerdo en el que quepan además de las anteriores fuerzas políticas, el Centro Democratico junto a las huestes del exgobernador Hugo Aguilar, escenario que se aprecia como difícil ya que nadie se imagina a Gustavo Petro y a Álvaro Uribe levantándole la mano a los mismos candidatos.

Hay otras candidaturas que apenas se han anunciado. Por ejemplo a la gobernación, la de Iván Mustafá Duran quien está a la expectativa de la prueba de carga del puente Hisgaura, una obra adelantada por el Fondo de Adaptación y que ha mostrado problemas en su estructura, y la de Rodolfo Galvis Blanco, nieto del patricio liberal Alejandro Galvis Galvis, miembro de la familia dueña del periódico Vanguardia Liberal. Cualquiera de los dos podría arrancar con el respaldo del Centro Democratico, el Partido Conservador y un eventual acuerdo con Cambio Radical y el Partido Liberal. Aunque ya se dice entre algunos dirigentes, que Galvis Blanco podría tener el perfil necesario para la alcaldía de Bucaramanga a fin de despolarizar y desagitar las aguas y los vientos de la política santandereana. 

En esos escenarios, es comprensible la actitud del alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández Suárez quien tiene por tarea desprestigiar la clase política del departamento, no desaprovechando coyuntura para opinar alevosamente de los asuntos de los demás municipios y de la gobernación, creando el ambiente para el candidato del acuerdo departamental con Colombia Humana, a la espera de la reciprocidad para el ejecutivo de CEMEX como candidato para la alcaldía de Bucaramanga, empresa a la que el diputado de Santander Edgar Suarez le advierte que pague la plusvalía de un lote que el alcalde quiere comprarles para construir las 20 mil viviendas prometidas en campaña. CEMEX ha sido el principal proveedor de insumos para la constructora propiedad de la familia del alcalde de Bucaramanga. Y todo por cuenta del discurso anticorrupción. 

@AlirioMoreno

Publicado: noviembre 20 de 2018