El pasado viernes 21 de octubre en las horas de la tarde, el juez John O’Sullivan resolvió la solicitud impetrada por los abogados del exministro de agricultura Andrés Felipe Arias con la que buscaban que se impusiera una fianza con el fin de que el exfuncionario uribista pudiera atender en libertad el juicio de extradición que se adelanta en su contra.

La respuesta del juez fue negativa. En criterio suyo, los abogados de Arias no lograron demostrar las circunstancias especiales con base en las cuales pudiera decretarse la libertad bajo fianza.

Así las cosas, el doctor Arias deberá permanecer privado de la libertad en la cárcel federal del centro de Miami hasta que en enero o febrero del año entrante se resuelva si es o no procedente su extradición hacia Colombia.

La fiscalía de los Estados Unidos alegaba que Arias no podida ser liberado bajo fianza, argumentando que no se cumplían las denominadas circunstancias especiales y que existía un inminente riesgo de fuga dado el antecedente del exministro quien salió de Colombia tan pronto como supo que sería condenado por la Corte Suprema de Justicia por los delitos de peculado a favor de terceros y celebración indebida de contratos.

El argumento del riesgo de fuga no fue acogido por el juez O’Sullivan quien se limitó a denegar la apelación sustentado en la falta de argumentación por parte de los abogados en el sentido de que existían una supuestas circunstancias especiales gracias a las cuales Arias tenía el derecho de obtener la libertad bajo fianza.

Detenido desde el pasado 24 de agosto, el exministro de agricultura deberá permanecer privado de la libertad en una cárcel federal considerada de máxima seguridad, bajo un estricto régimen en el que no puede recibir visitas sino de su familia inmediata una hora a la semana y puede realizar llamadas telefónicas, todas ellas monitoreadas y grabadas. Debe, así mismo, vestir uniforme color caqui como los demás internos y todos sus desplazamientos a la corte los hace esposado de pies y manos.

Como relató su esposa, el exfuncionario no ve la luz del sol desde que fue arrestado por agentes federales en cumplimiento de una solicitud de extradición emitida por la Corte Suprema de Justicia de Colombia.

Las posibilidades de Arias

Entre Colombia y los Estados Unidos existe un tratado de cooperación judicial que se fundamenta en la aplicación reciproca de la extradición entre ambos países de personas que hayan cometido delitos. Con base en ese tratado, la fiscalía de la ciudad de Miami, encargada de acusar a Arias ante el juez para efectos de que este conceda la extradición, está fundamentando su caso. Pero la última palabra la tiene el juez John O’Sullivan quien en los próximos 45 días recibirá los argumentos de ambas partes y tomará una decisión.

A favor de Andrés Felipe Arias juega el hecho de que desde julio de 2014 él solicitó asilo alegando persecución política en Colombia.

El trámite de asilo en los Estados Unidos es un proceso lento, que requiere la valoración de muchas pruebas, razón por la que éste puede tardarse varios años. Si el agente de migración que está estudiando el caso de Arias considera que su solicitud está debidamente sustentada y que llena los requisitos de elegibilidad para ser beneficiario del derecho de asilo, entonces el juez O’Sullivan no podrá conceder la extradición del funcionario, razón por la que sería puesto en libertad de manera inmediata y se salvaría de ser enviado a Colombia.

Pero si en estos próximos días no se resuelve favorablemente ese asilo, el futuro de Arias es complejo y la posibilidad de ser remitido a Colombia es muy alta.

Igual, en caso de que el juez O’Sullivan conceda la extradición, el exministro tiene el derecho de apelar. Ese procedimiento toma alrededor de 18 a 24 meses, tiempo en el que tendría que permanecer privado de la libertad en un centro penitenciario de los Estados Unidos.

@IrreverentesCol