Un señor cuyo nombre es Rodolfo Prada Forero a quien conocí en Barbosa hace ya unos años, fue víctima de toda clase de imputaciones deshonrosas hechas a instancias de Don Rodolfo Hernández Suarez dueño de la firma H.G constructora, hoy alcalde de Bucaramanga. Prada Forero aparecía como gestor del proyecto “La Tierra Prometida” e incluso tiene registro de propiedad intelectual a su nombre por ese componente en el municipio de Socorro. Lleva varios años padeciendo el ataque implacable y sin piedad de Hernández Suarez. Hasta tuvo que soportar que a la entrada al municipio de Barbosa estuviera instalada por mucho tiempo, una valla publicitaria que lo anunciaba con nombre y número de cedula, como una persona inescrupulosa y deshonesta.

Los dos, junto con la secretaria de “La Tierra Prometida” se involucraron por denuncias reciprocas en unos procesos jurisdiccionales que llegaron hasta la Fiscalía General de la Nación y hoy los mantiene trenzados en una batalla judicial con desenlace desconocido. Sin embargo Don Rodolfo Hernández Suarez de quien en ese escenario se comenta, que padece instantes de descontrol emocional que lo llevan a presentar episodios de esquizofrenia obsesiva compulsiva, sin medir consecuencias ha tomado la justicia por su propia mano y teniendo el dominio de los hechos, llego hasta ordenar desmantelar en 2010 la oficina de “La Tierra Prometida” en Barbosa, retirando de allí muebles y elementos de oficina, computador e impresora y los documentos contables que servirían de prueba dentro de la controversia judicial.

El 6 de julio de 2018, la Fiscalía General de la Nación, Dirección Especializada contra la Corrupción, les notificó a las partes de la controversia que el proceso había sido precluido en favor de los dos. Es decir no encontró merito suficiente, prueba alguna para acusar a ninguno de los Rodolfo, por ahora tan sólo en ese proceso. 

Pero este año, cuando Rodolfo Prada Forero se dispuso a recaudar la información para presentar su declaración de renta, se encontró con una nueva sorpresa: En la información exógena de la DIAN le apareció que la compañía Hernández Gómez Constructora S.A. con Nit 890203522, de propiedad de Rodolfo Hernández Suárez –alcalde de Bucaramanga-   le reporto pagos por el año gravable de 2017 por valor de CIENTO DIEZ MILLONES DOSCIENTOS QUINCE MIL DOSCIENTOS CUARENTA Y DOS PESOS ($110.215.242.oo). Esos dineros aparecen como si hubiesen ingresado al patrimonio de Prada Forero, pagados por H.G. Constructora S.A.

Cuando Rodolfo Prada Forero indagó a H.G. por las razones del registro de ese pago, que nunca ingreso a su patrimonio, se limitaron a responderle que correspondía a una “provisión del proceso penal que para la época se adelantaba en su contra en la Fiscalía General de la Nación” y que de dicho registro “no realizó ningún pago o abono”.

La pregunta que surge es: ¿Cómo así, que si Rodolfo Hernández Suárez, estaba persiguiendo penalmente a Rodolfo Prada Forero, le hace una provisión a su nombre para pagarle, si según sus argumentos y la valla instalada a la entrada del municipio de Barbosa, éste era una persona inescrupulosa?

Lo cierto es que no hay claridad de la información contable que H.G Constructora reportó a la DIAN y aparece la presunción de una falacia tributaria imputable a ese contribuyente, que la DIAN tiene que entrar a investigar. Y queda claro también que Don Rodolfo, agrede, insulta, daña y deshonra a las personas, y como tiene dinero hace las provisiones para luego indemnizar. Parece ser que su carácter contiene la tipología de sentir placer por agraviar.

@AlirioMoreno

Publicado: octubre 16 de 2018