Las palabras incendiarias de los socialcomunistas se están traduciendo en violencia y muerte desde que empezaron los actos de vandalismo que agobian a Colombia.

Gustavo Petro, sus lugartenientes, sus seguidores y sus vulgares activistas en redes sociales se han convertido en matones verbales que llenan de pánico a la ciudadanía inerme que registra impotente las acciones de vandalismo desatadas por los extremistas.

La Unión Patriótica, formación política claramente cercana a las Farc, tiene en sus filas a una mujer de pasado oscuro, pero conocida ampliamente por su talante revoltoso y violento. Se trata de la concejal de Bogotá Heidy Sánchez, visitante asidua de la región del Sumapaz, zona rural de Bogotá donde no hay ni dios ni ley, pero sí presencia permanente de los terroristas de las Farc.

Interesante conocer si la concejal Sánchez en el pasado tuvo algún tipo de contacto con la estructura denominada ‘Red Urbana Antonio Nariño’, RUAN.

Las ambulancias, como los hospitales y los centros de culto, gozan de la protección del Derecho Internacional Humanitario.

La desaforada concejal Heidy Sánchez, en medio de los desmanes violentos que se padecen en la capital de Colombia, hizo un señalamiento temerario que desembocó en acciones de violencia contra cerca de 20 ambulancias.

Como es sabido, la concejal emitió un trino falaz en el que aseguró, sin evidencia ninguna, que las ambulancias, en vez de trasladar a los manifestantes heridos a centros hospitalarios, los condujo a instalaciones de la policía.

La reacción fue inmediata. Como si ella hubiera “dado la orden”, las hordas delincuenciales se lanzaron cual fieras hambrientas contra las ambulancias, poniendo en gravísimo riesgo tanto al personal médico como a los pacientes.

Las imágenes de las ambulancias atacadas son escalofriantes y angustiantes.

Existen antecedentes que permiten sospechar que la justicia no hará nada en contra de esa concejal irresponsable. Ella ha instigado la violencia y el terrorismo. Válido es preguntar dónde están la fiscalía y la procuraduría para investigar penal y disciplinariamente a esa funcionaria distrital.

Todo el rechazo a la pendenciera Heidy Sánchez. Ella es un peligro para la sociedad. Su lugar no es el cabildo distrital sino un centro de reclusión adscrito al INPEC. Urge entonces que las autoridades estén a la altura de las circunstancias y hagan caer sobre esa mujer todo el peso de la justicia.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 25 de 2021