¿Cuál es el verdadero propósito del paro del 21 de noviembre? Luchar por una sociedad más justa, dirían algunos…

Sin embargo, no hay nada más alejado la realidad. La ingenuidad con que muchos sectores sociales van a salir a marchar en contra de quién sabe qué es el caldo de cultivo perfecto que tanto necesitan los titiriteros que están manejando los hilos para llegar al poder.

En efecto, el sancocho de causas que han esbozado los promotores de la marcha para justificar la movilización es una absoluta vergüenza. Se confunden deliberadamente las legítimas propuestas de los gremios con las actuaciones del Gobierno para crear un pánico colectivo que de pie a una presión social similar a la que ha sucedido en Chile o Ecuador.

Ahora bien, ¿quieren los promotores del paro tumbar al Presidente? Para nada. Hacerlo no les sirve en lo absoluto. Duque no tiene por qué renunciar y actuar de tal manera no está dentro de los planes de los organizadores del paro.

No obstante, lo que sí pretenden es crear tal nivel de caos institucional que la falta de gobernabilidad y manejo del Gobierno sea más que evidente para la opinión pública. Esa situación, no crea otra cosa distinta que el camino perfecto para legitimar y oxigenar las campañas presidenciales para el 2022 de la izquierda.

Es decir, detrás no solamente de este paro, sino de todas las marchas que constantemente se han venido presentando gran parte de los jueves de este año y medio del Gobierno Duque lo que hay son claras motivaciones políticas. Es la lucha por el poder presidencial.

Por eso, el Gobierno no puede ceder en lo más mínimo ante los desmanes. Bajo ningún motivo puede esta administración hacer algo semejante a lo que hizo el Presidente Piñera en Chile. La debilidad con que él manejó la crisis terminó generando que un reclamo sobre una tarifa del sistema de transporte público se convirtiera en la convocatoria a una nueva asamblea constituyente.

Por el contrario, el Gobierno debe actuar con toda la autoridad que corresponda ante los desmanes que muy seguramente acontecerán. La protesta pacífica se debe respetar, pero bajo ningún motivo se deben acolitar que se colapsen las ciudades como consecuencia de la insensatez de algunos desafortunados sujetos.

PD: completamente esperanzadora es la noticia que el crecimiento económico en el tercer trimestre de este año fue de 3.3%, una cifra 0.7 puntos superior al mismo periodo del año pasado. El correcto manejo económico del Ministro Carrasquilla y la Ley de Financiamiento ya empiezan a dar sus frutos.

Sin embargo, el decrecimiento del 11% del sector vivienda hace que sea imperioso eliminar en la discusión de la reforma tributaria el impuesto del 2% a la venta de vivienda superior a 918millones. Ese tributo no ha logrado otra cosa distinta a crear una palanquera al necesario crecimiento de ese sector.

@LuisFerCruz12

Publicado: noviembre 20 de 2019