El nuevo petróleo no es el aguacate sino el turismo. El presidente Iván Duque Márquez ha dicho que el turismo será el nuevo petróleo. Nada más coherente que esa acertada y provechosa tesis, porque la población mundial de turista es la que más crece. Cada día hay más tiempo para el entretenimiento. 

El turismo ayudó a los países europeos después de la segunda guerra mundial a salir de esa gran crisis que dejo los países devastados. Hoy Francia, Italia, España viven de él, teniendo millones de turistas. Siendo uno de los sectores de sus economías que más produce empleos formales y valores agregados. Igual les está pasando a los países de la vieja Cortina de Hierro y la antigua Yugoslavia, pegados a las bellas costas del Mar Adriático, como Croacia, Montenegro, Serbia, Albania, que han salido de una cruenta  guerra en 1.990, y en tan solo en 25 años han creado una promisoria industria turística que ha traído mucho bienestar a sus poblaciones. 

El turismo es la industria de la alegría, sentimiento para la cual somos proclives los colombianos, dados nuestro espíritu festivo. El cual se denota en los 125 festivales y más de 80 ferias culturales que tenemos en el año. Que sumados a la industria turística, traerán turismo internacional, como también incentivara el consumo interno, que es la actividad que mayor incidencia tiene en el crecimiento del PIB. Colombia es quizás el país con más festivales en el mundo. 

El colombiano es un pueblo alegre, siempre están celebrando; el Carnaval de Barranquilla, las fiestas de San Pedro en el Huila, las fiestas de independencia y el reinado de belleza en Cartagena, el Carnaval de Negros y Blancos en Pasto, el Festival del Pito Atravesao en Morroa, Sucre, las fiestas del Mar en Santa Marta, el Festival del Rio en Guainía, el Festival Vallenato en Valledupar, el Festival del Porro en San Pelayo Córdoba. Es decir los 1.100 municipios están de fiesta todos los años.

La “Ley de Economía Naranja” del presidente Duque Márquez no solo es complementaria, sino necesaria para la actividad turística si se quiere crear un destino turístico atractivo. Cuya mezcla complementada  con la generación de ideas y conocimiento, basada fundamentalmente en la industria de la cultura, las artes, el entretenimiento, la gastronomía, la educación, el deporte, la investigación, la historia, las tecnologías, y las telecomunicaciones, será una poderosa mezcla que potenciaría la actividad turística constituyéndose en un generador de riqueza. 

La incidencia de la cultura del entretenimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) cada día es más importante, como el turismo es la industria que más crece a nivel mundial. Cada día no solo la población de turistas crece a pasos agigantados, no solo cada día se hacen más habitaciones turísticas y se construyen más aviones y barcos para complacer  a esa gran masa de gente que quiere entretenerse, sino que las gentes tienen cada vez más tiempo para dedicar al ocio contemplativo. 

@rodrigueztorice

Publicado: junio 21 de 2018