Hace muchos años una señora realizaba una ruta en bus entre dos departamentos, el bus en el que viajaba, rodó a un precipicio y murieron casi todos los pasajeros, sobrevivieron unos pocos. La señora fue llevada a la clínica más cercana en donde llegó inconsciente, allí, la introdujeron en un escáner para ver los daños ocasionados, encontrándole múltiples fracturas y un tumor cerebral que la hacia vivir en una realidad enajenada, una especie de locura que le permitía vivir feliz.

Los médicos se encargaron de su recuperación y al poco tiempo, le removieron el extraño sujeto que vivía en su cabeza pero que según los galenos, debían erradicar porque podía tornarse maligno. Después de la cirugía, ella jamás volvió a ser la misma persona, hoy poco sonríe, ya no toma riesgos, recibe la vida sin tanto color, perdió su chispa, muchos dicen que es una persona “normal”, pero creo que despertó en la realidad.

Lo mismo le pasó al país, pensábamos que el único cáncer que teníamos se llamaba Farc, pero una vez pareciera removerse, el país despertó a una realidad llamada CORRUPCIÓN, mucho más grande y amenazador que el tumor de la guerra que causan las Farc, que en sí, solo es producto de las grietas que deja la brecha social por la cual se fuga la estabilidad económica a las arcas de unos servidores que usan lo publico para enriquecerse.

Ojalá nos sirva para no tomar riesgos en las próximas elecciones. Colombia es una gran nave que va mal, y el presidente esta al mando.

¿Quién desea que se estrelle la nave si uno va en ella? Presidente, ¿quién quiere que le vaya mal?

No se da cuenta que si le va mal a usted, nos va mal a todos. Una cosa es desear el mal, otra ver que estamos montados en su vuelo y ver que no sabe pilotear la nave.

Simplemente nos quejamos, gritamos y si podemos, tratamos de sacarlo por la fuerza para que el avión no se estrelle.

No creo que haya una sola persona inteligente que desee que le vaya mal a un gobernante, se tendría que ser muy mezquino para mantener esa posición pero le recomiendo que pida pista y aterrice cuanto antes y permita que un piloto sin instinto suicida, nos lleve en un vuelo seguro.

¡No damos más!

O se baja o seguimos gritándole a las Naciones Unidas por una Comisión Internacional contra la Impunidad, como la que se llevó acabo en Guatemala para que intervengan nuestro vuelo, el daño que le puede causar a los pasajeros y al área a donde vaya a parar en 15 meses pueden ser irreversibles.

No queremos que nos introduzcan tumores benignos para ver realidades ficticias, no busque cortinas de humo para seguir cambiando el plan de vuelo sin aprobación de una torre de control. Aquí usted no puede seguir haciendo “lo que se le de la gana”, su vuelo es ilegitimo en el cielo Nacional que le manifestó el 2 de octubre de 2016 la NO autorización a volar sin rumbo fijo.

¡Aterrice!

P.D. Colombianos nos espera una marcha el 1 de abril, para mostrarle al mundo la emergencia que vivimos. ¡Pidamos pista ya!

@LeszliKalli

Publicado: marzo 8 de 2017