Dos importantes medios internacionales, en menos de 4 días, hicieron muy duros señalamientos al gobierno fallido de Juan Manuel Santos.

Afloró la verdad

Una de las más grandes vanidades de Juan Manuel Santos es la de tener tramados a los medios de comunicación internacionales con los supuestos éxitos de su gobierno.

Mientras en Colombia es repudiado por el pueblo, hasta hace poco los medios de otros países reportaban que el nuestro es un país maravillosamente gobernado por un estadista de talla universal.

Pero la verdad, tarde o temprano, debía aflorar. En una misma semana, medios extranjeros de gran importancia, como la revista británica The Economist y el diario neoyorquino New York Post, publicaron sendos reportajes en los que el presidente colombiano queda muy mal parado.

El análisis de The Economist

La revista londinense que ha sido tan entusiasta de la causa santista y tan ácida en sus críticas al gobierno del presidente Uribe, en su más reciente edición publicó un análisis de la situación colombiana en la que reconoce que el país registra unos elevadísimos niveles de insatisfacción con el presidente.

La publicación asegura que “el descontento comienza con el acuerdo de paz que castigará a los líderes de las Farc que confiesen crímenes con ‘restricción a la libertad’ (pero no cárcel) y le garantiza a su nuevo partido político asientos en el Congreso”.

El robo al plebiscito

Reconoce The Economist que el acuerdo Santos-Timochenko “fue rechazado en un plebiscito en octubre. Después de unos ajustes apresurados, el temerario señor Santos aseguró su aprobación en el Congreso”.

Sobre la impopularidad de Santos, se asegura que “una encuesta dice que sólo el 16% aprueba su gestión, haciéndolo a él menos popular que el tirano incompetente de Venezuela, Nicolás Maduro. Ha demostrado [Santos] ser un administrador deficiente, con una tendencia a crear superpuestos en el Ejecutivo…Existe la sensación de que el gobierno no está a la altura de las dificultades” del país.

El ataque del New York Post

El New York Post es uno de los periódicos más antiguos y tradicionales de los Estados Unidos. Fue fundado en 1801 y es uno de los medios que integran el conglomerado del magnate australiano Rupert Murdoch, también propietario de la cadena Fox.

La semana pasada, la prestigiosa periodista Monica Crowley redactó un artículo intitulado “Los pagadores de impuestos norteamericanos no tienen porqué financiar el horrible acuerdo de ‘paz’ de Colombia”.

Encuentro Trump-Uribe-Pastrana

La autora del artículo empezó su crónica reseñando el encuentro entre el presidente Trump y los exmandatarios colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana y se refirió a la crítica que sobre el mismo se hizo una vez éste fue revelado por los medios de comunicación.

Camino a la dictadura

El New York Post califica al acuerdo entre Santos y Timochenko como “un camino hacia la dictadura en Colombia, un aliado clave de los Estados Unidos”.

Igualmente, califica a las Farc como una banda mafiosa: “durante 52 años, los marxistas narcoterroristas de las Farc han financiado su violencia con la producción y exportación de cocaína y heroína hacia los Estados Unidos. Las Farc han cometido entre 200 y 300 mil asesinatos y siguen estando en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU”.

Se rompió el cascarón

Aquellas publicaciones son evidencia de que, por fin, se ha roto el cascarón que evitaba que el mundo entero viera la realidad que hay en el acuerdo celebrado entre Santos y el jefe terrorista alias Timochenko.

Duro golpe a la vanidad de Santos, quien con tal de ser aplaudido por los medios internacionales, no le importa hundir a la sociedad colombiana en el peor de los fosos.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 8 de 2017