Los cambios en las directivas del Centro Democrático buscan sanar algunas fracturas internas y conceder garantías a todos los sectores.

Movimientos en el uribismo

Anunció el expresidente Uribe que de manera temporal la vocería política del Centro Democrático estará en cabeza de los 3 precandidatos presidenciales de esa colectividad, Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque y Zuluaga, mientras que la gerencia le corresponderá a Nubia Stella Martínez, una persona muy cercana a la senadora María del Rosario Guerra.

La reorganización empezará a tener efectos a mediados de enero del año entrante. Mientras eso sucede, Óscar Iván Zuluaga seguirá teniendo el control político y, sobre todo, la chequera del Centro Democrático.

Londoño coordinador temporal

Desde su fundación, el Centro Democrático tiene una suerte de junta directiva política integrada por 17 personas entre las que se encuentran Fabio Valencia Cossio, Fernando Londoño, José Félix Lafaurie, Luis Norberto Guerra, Daniel García y la veedora de la colectividad, una señora que se llama Mery Becerra.

Esa junta tiene una coordinación que se rota de cuando en cuando y ahora ésta le corresponderá Fernando Londoño Hoyos, quien en su momento fue inhabilitado por la Procuraduría General de la Nación para ocupar cargos públicos.

Buscando un equilibrio

Para nadie es un secreto que al interior del Centro Democrático hay distintas vertientes. Con las designaciones hechas por Uribe, se buscó satisfacer a todos los sectores. Como siempre sucede, hay algunos que quedaron insatisfechos, pero al fin y al cabo el que tiene el mando y el que tira la línea en el Centro Democrático es el presidente Uribe, así que una vez Zuluaga salga de la dirección política en enero del año entrante, muchas de las fisuras existentes empezarán a sanarse.

Hacia la convención

En febrero o marzo del año entrante tendrá lugar la convención uribista en la que se decidirán asuntos fundamentales respecto de la modificación de los estatutos y el mecanismo de elección del candidato presidencial del Centro Democrático.

Uno de los cambios estatutarios que buscará aprobar un sector del uribismo tiene que ver con que se pueda presentar una lista abierta para el Senado de la República, tesis que encuentra más enemigos que amigos. En criterio de importantes dirigentes del uribismo, abrir la lista significará convertir al Centro Democrático en un partido indisciplinado en el que podrá llegar al senado el que más dinero tenga para la campaña y no el que mejores ideas defienda.

Candidato presidencial

El pulso grande que se va a dar en el uribismo será por el mecanismo de selección del candidato presidencial. Zuluaga, que no goza de mucha popularidad pero que ha concentrado todos sus esfuerzos en amarrar los votos de los convencionistas, se juega todas sus cartas a favor de que la elección sea en una convención, donde él tendría todas las de ganar.

Sus rivales, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque han propendido porque el mecanismo sea abierto y democrático para efectos de que el candidato que resulte tenga legitimidad y no se repita la amarga experiencia de 2014, cuando Zuluaga ganó haciendo trampa contra su principal contendiente, Francisco Santos.

LOS IRREVERENTES han podido confirmar que tanto Trujillo como Duque no van a ceder en su exigencia y que, bajo ninguna circunstancia van a aceptar que la escogencia del candidato se haga bajo las condiciones que ha intentado imponer el saliente director del CD, Oscar Iván Zuluaga.

@IrreverentesCol