Imprimiendo su propio estilo

Luego de su posesión en la Casa de Nariño, el nuevo fiscal, Néstor Humberto Martínez no se fue a celebrar sino a trabajar y no propiamente a su despacho en el bunker, sino que ordenó que lo llevaran a las fiscalías delegadas ante los tribunales ubicadas en el centro de la capital colombiana, donde reunió a todos los funcionarios para oírles sus inquietudes a la vez que les manifestó que él había llegado a la entidad a trabajar y a dar resultados, razón por las que les expresó todo su respaldo en la gestión que vienen haciendo.

 

Menos contratos y más apoyo a la investigación

Una funcionaria que estuvo en la reunión con el nuevo fiscal, le contó a LOS IRREVERENTES que Martínez les expresó que la era de los contratos asignados a dedo desde el despacho del Fiscal General de la Nación había llegado a su fin y que el presupuesto de la entidad se iba a dedicar exclusivamente al apoyo de las investigaciones y de las oficinas de los fiscales de todo el país, en clara alusión al derroche que se vivió durante la era de Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo Torres.

“Nos dijo que en adelante tendríamos los recursos y el apoyo tecnológico y científico que necesitamos para cumplir a cabalidad con nuestra función, recordándonos que la fiscalía tiene el dinero suficiente para hacerlo, pero que éste estaba siendo mal utilizado”, puntualizó la fuente de LOS IRREVERENTES.

 

“Esto nunca lo veíamos”

Esa misma funcionaria se mostró gratamente sorprendida con la visita del nuevo Fiscal General: “esto nunca lo habíamos visto. Cuando el doctor Perdomo pasaba por acá era para presionar a los fiscales que llevaban investigaciones en las que él tenía algún tipo de interés y a exigirles resultados, así no tuvieran suficientes elementos para avanzar en los procesos”.

 

Viene un remezón

Carta blanca ha recibido el nuevo coordinador de la fiscalía delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Fabio Espitia para remover a los fiscales delegados. LOS IRREVERENTES han podido confirmar que se da por descontado que los primeros en salir de sus cargos serán María Victoria Parra, Juan Vicente Valbuena y Eberto Rodríguez.

Lo que aún no se sabe es si con Rodríguez también saldrán todos los miembros de su familia que viven a costillas de la Fiscalía General de la Nación.

 

Vicefiscal de lujo

De muy buen recibo fue el nombramiento de María Paulina Riveros como nueva vicefiscal general de la Nación. La doctora Riveros es una abogada de grandes quilates que ha desempeñado los más variados cargos con resultados admirables.

Es una mujer conocedora del derecho, respetuosa de las diferencias de opinión. Su perfil técnico, ajeno a las controversias políticas es una señal de que la decisión de despolitizar a la Fiscalía General de la Nación va en serio.

No la tendrá fácil la nueva vicefiscal, pues el desmonte del entramado politiquero que durante 4 años afianzó su antecesor, Jorge Fernando Perdomo, no se desmonta de la noche a la mañana pero su designación es prenda de garantía en el sentido de que los procesos que se adelanten en la fiscalía se harán con apego a las leyes y no a intereses políticos.

@IrreverentesCol