Dos desmovilizados confiesan que Iván Cepeda les ha ofrecido dádivas si mienten y vinculan a Álvaro Uribe con los paramilitares.

Los montajes de Cepeda contra Uribe

No es nuevo que Iván Cepeda tenga la obsesión de meter a la cárcel al expresidente Uribe. Para muchos, el verdadero objetivo del proceso de paz con las Farc, en el que Cepeda jugó un papel de primerísima línea en defensa de los intereses de las Farc, es el de ambientar todo para conducir a Uribe –el peor enemigo de la guerrilla- al banquillo de los acusados.

Para cumplir su propósito, Cepeda lleva años visitando cárceles de Colombia y el exterior, tratando de conseguir testigos que declaren contra el doctor Uribe.

Entre cielo y Tierra no hay nada oculto

Al que obra mal, le va mal. Seguramente Cepeda ha tenido éxito en su misión de conseguir testigos falsos que se presten para recitar libretos contra el expresidente Uribe. Pero la farsa, temprano o tarde tenía que quedar en evidencia, como en efecto ha sucedido.

Dos exparamilitares desmovilizados que están detenidos en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí han revelado cómo el senador Cepeda los abordó con el fin de proponerles que participaron en el ilícito que él está promoviendo contra Álvaro Uribe.

El primero en declarar fue el señor Gabriel Muñoz Ramírez quien dijo lo siguiente: “Fui llamado por el doctor Iván Cepeda…Me preguntó si yo conocía al doctor Álvaro Uribe. Yo le dije: ‘conozco al doctor Uribe, pero por la televisión, no lo conozco por otra parte’”.

Narra el desmovilizado que Cepeda le propuso que si declaraba contra Uribe, diciendo que había visto al expresidente reunido con un paramilitar cuyo alias era “J”, él –Cepeda- le enviaría a toda su familia a vivir a otro país.

El exparamilitar no se prestó para la tramoya y ahora está, valerosamente, contando el hecho para efectos de que Colombia conozca de primera mano los alcances de Iván Cepeda.

Habla otro desmovilizado

El segundo desmovilizado en denunciar la actividad delictiva de Cepeda es el señor Ramiro de Jesús Henao quien fuera integrante del Bloque Metro de las AUC. Narra el exparamiliatar Henao que “en el 2012 vino el doctor Iván Cepeda Castro y me entrevistó. Pensé que la entrevista se iba a centrar en el tema humanitario. El me dijo que no le interesaba el tema humanitario. A él, lo que le interesaba es que yo le sirviera como testigo y manifestara que el doctor Álvaro Uribe había estado en un caso de un guerrillero que fue dado de baja en el municipio de Vegachí por el Bloque Metro y que yo dijera que el doctor Álvaro Uribe había estado en una finca donde nosotros teníamos al guerrillero y que él le había dado una cachetada y que luego había ordenado que lo asesinaran…”.

Como en el caso del otro desmovilizado, Iván Cepeda, a cambio del testimonio, le ofreció asilo político en Europa una vez saliera de la cárcel.

Fábrica de falsos testigos

Gran parte de los procesos penales contra el uribismo están estructurados sobre el testimonio de falsos testigos. Ejemplo de ello es el proceso contra el exgobernador de Antioquia y excandidato presidencial uribista, Luis Alfredo Ramos Botero, infame e inhumanamente detenido por el decir de un farsante que ya reconoció que ha mentido.

Que en Colombia hay una fábrica de falsos testigos contra el uribismo, no lo duda nadie. Lo que ahora se empieza a conocer es que el senador Iván Cepeda es uno de los mayores accionistas de esa industria criminal. ¿Y la justicia nunca entrará a investigar y castigar ese delito? ¿Acaso Cepeda tiene licencia para delinquir?

@IrreverentesCol