La dirigente comunista Aida Avella, con sus sindicaciones, ha puesto en riesgo la vida del alcalde uribista en el Caguán.

Profesión: amenazada

La dirigente comunista Aida Avella, desde su desafortunado regreso al país luego de algunos años posando como perseguida por el Estado colombiano ante el gobierno de Suiza, se ha dedicado a cobrar venganza contra todos aquellos que de una u otra manera han enfrentado desde la democracia al comunismo y a la Unión Patriótica, brazo político de las Farc.

En las elecciones de 2010, Avella sometió su nombre como precandidata presidencial. Al ver que el país no tenía la menor intención de votar por una persona de su talante y defensora de unas ideas caducas, retiró su aspiración para convertirse en la fórmula de Clara López.

Desde siempre, la señora Avella ha hecho política presentándose como una perseguida, como una mujer asediada por los agentes del Estado. Su profesión, pareciera, es la de “amenazada”.

Inventó un atentado

Siendo candidata presidencial, en febrero de 2014 la señora Avella se encontraba en el departamento de Arauca haciendo proselitismo acompañada por el jefe comunista e ideólogo de las Farc Carlos Lozano Guillén.

Su caravana iba por la carretera que une a Tame con la ciudad de Arauca y de repente unos hombres fuertemente armados les hicieron señales para que se detuvieran. Los conductores de los vehículos no hicieron caso del aviso, razón por la que abrieron fuego en su contra sin que sucediera nada contra los viajeros.

De inmediato, Avella corrió a decir que el atentado lo habían perpetrado soldados del ejército nacional al decir que éste había sido ejecutado “por los sectores militaristas de siempre”.

Muy poco duró la mentira de la profesional de la autoamenaza, Aida Avella.

La guerrilla del ELN, muy cercana a los afectos de la dirigente comunista, públicamente reconoció el hecho y ofreció excusas por el mismo. En pocas palabras, aquello fue un episodio que se podría calificar de “fuego amigo”.

En un comunicado, los guerrilleros comandados por el narcoterrorista alias Gabino, dijeron que “lamentamos profundamente este incidente y por él pedimos disculpas a la candidata Aida Abella, al tiempo que tomaremos las medidas necesarias, para que tales hechos no vuelvan a ocurrir”.

Ahora incrimina al Centro Democrático

Entre los cálculos políticos de Aida Avella no existía la posibilidad de que el NO fuera a ganar el plebiscito del pasado 2 de octubre. Como buena comunista, la señora Avella claramente no cree en la democracia. Lo de ella es el totalitarismo, el uso de la fuerza bruta y el sometimiento de la sociedad.

Le ha costado aceptar que la mayoría de colombianos le dijo y le seguirá diciendo NO a las Farc. Y aquello atenta contra sus propios intereses, pues Avella será, sin duda, una ficha de la guerrilla una vez esta organización de bandidos empiece a hacer política como consecuencia del proceso de paz.

De manera irresponsable y sin prueba alguna, Avella ha dicho que los supuestos dirigentes sociales que han sido asesinados en la ciudad de San Vicente del Caguán perdieron sus vidas con la complicidad del alcalde de ese municipio que es militante del Centro Democrático.

A través de su cuenta de twitter, la jefe comunista escribió que “un dirigente social asesinado y otro baleado en menos de tres días en San Vicente del Caguán. Alcaldía del CD. ¿Quién dio la orden Alcalde?”.

Unos minutos más tarde, la irresponsable Avella continuó incriminando al alcalde de aquella población, al escribir que “el responsable de la masacre de campesinos en San Vicente del Caguán es el alcalde del Centro Democrático. Estigmatiza a los pobladores”.

La seguridad del alcalde, Humberto Sánchez Cedeño, un hombre honorable, trabajador y comprometido con el progreso de su comunidad queda en grave riesgo luego de los señalamientos mentirosos de la jefe comunista Avella. En esa región del país, la banda terrorista de las Farc, cercana a Avella, tiene una alta presencia ilegal y cualquier cosa que le suceda al señor alcalde será responsabilidad absoluta de Avella que, con sus sindicaciones, pareciera haber sellado la suerte de ese valeroso funcionario que le ha devuelto la seguridad y la esperanza a San Vicente.

@IrreverentesCol