La pelea entre Danny Julián Quintana y el almirante Echandía es una confrontación de delincuentes que rompen una alianza criminal.

Pelea de bandidos

La del exdirector del CTI y exmodelo de videos de música popular Danny Julián Quintana y el almirante Álvaro Echandía es la típica pelea de bandidos en la que salen a relucir toda suerte de increpaciones, insultos, miserias humanas e infidencias.

Tanto el uno como el otro son unos criminales que han abusado de sus cargos para perseguir inclemente e ilegalmente a quienes sus respectivos patrones les han ordenado.

Como perros de caza, Quintana y Echandía se lanzaban a las yugulares de las presas que Montealegre y Santos respectivamente les ordenaban.

Que se sepa la verdad

Como la lealtad no es una característica de los delincuentes, en esta disputa seguramente se conocerán muchos secretos de la alianza criminal que en su momento sellaron Santos y Montealegre, siendo el segundo una suerte de general de la policía política en que se convirtió la Fiscalía General de la Nación.

Llegó la hora para que Danny Julián Quintana, en un acto de honestidad con la sociedad, cuente absolutamente todo lo que sabe, que se acoja a sentencia anticipada, que le revele al país y a la justicia cómo se orquestaron los delitos cometidos durante los 4 negros años de Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo al frente de la Fiscalía.

Quién es quién

Es importante que en medio de este mar de versiones y de cruce de acusaciones, se establezca realmente quién es quién en el escándalo del hacker Sepúlveda. Que se establezca cómo y porqué Lina Luna llegó a la campaña de Óscar Iván Zuluaga. Si ella seguía teniendo vínculos de cualquier tipo con el cuestionado exasesor de Santos, el fugitivo Germán Chica mientras estaba infiltrada en la campaña uribista.

También es importante que se conozca desde cuándo el hacker ecuatoriano Daniel Bajaña recibió dineros de los gastos reservados de la Dirección Nacional de Inteligencia, al mando de Echandía.

El mundo al revés

Conociendo como se mueven las cosas en Colombia y como se manipula a la justicia, no es de extrañar que al final de todo este lío, Danny Julián Quintana termine preso –o asesinado, tal y como él mismo ha insinuado- y el almirante Echandía, uno de los hombres más peligrosos que puede tener Colombia en este momento, de embajador de Santos en cualquier país europeo. De hecho, se habla de la posibilidad de enviarlo como embajador en Finlandia para ver si con el frío de Helsinki se le baja el calor al escándalo que se desató en los últimos días.

Favores van, favores vienen

Respecto del contrato que el congresista del CD, Edward Rodríguez le consiguió a Danny Julián Quintana como asesor de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, hay un hecho curioso y que en su momento el señor Rodríguez le negó a LOS IRREVERENTES. En efecto, hace 5 meses este portal supo que la hermana del congresista, Amira Rodríguez, había sido nombrada en el CTI como asesora de Quintana. La fuente que nos dio la información nos aseguró que ese nombramiento se había dado gracias a la íntima amistad que hay entre Rodríguez y el cuestionado Quintana.

Cuando se le preguntó al parlamentario sobre ese asunto, él negó conocer a Quintana y dijo que el nombramiento de su hermana se había dado gracias a que ella es una funcionaria de carrera en la Fiscalía General de la Nación.

Ahora, por cuenta de la delación que Quintana está haciendo de sus cómplices en la persecución contra el uribismo, él mismo ha reconocido que es amigo de Edward Rodríguez desde hace muchos años. Queda entonces una duda: ¿por qué el congresista hace 5 meses le mintió a este portal? No hacía falta que lo hiciera. Era un tema muy natural que no tenía ninguna implicación. Pero Rodríguez se puso nervioso, como si le estuviéramos preguntado por las cuentas de su campaña a la Cámara de Representantes…

@IrreverentesCol