Daniel Coronel que estuvo al servicio de la campaña de Clinton, otro de los derrotados en las elecciones de EEUU.

Paralelismo inevitable

Con ocasión de la victoria de Donald Trump resulta imposible no hacer una comparación con lo sucedido recientemente en Colombia durante el plebiscito. Propios y extraños daban por descontado que Clinton ganaría las elecciones, tal y como en Colombia que se aseguraba que el SÍ arrollaría al NO.

Todos: opinadores, analistas y, sobre todo, medios de comunicación, fueron desmentidos por el veredicto popular.

En el caso de la campaña norteamericana, las grandes cadenas informativas y los principales periódicos, desempeñaron un papel de primer nivel. La mayoría de los medios, con muy pocas excepciones, se la jugaron por la candidatura demócrata, llegando muchos al extremo de predecir, a menos de 24 horas de las elecciones, que Hillary tenía el 90% de las posibilidades de ganar.

La gran derrota de Daniel Coronel

Univisión, principal cadena de habla hispana en los Estados Unidos, cuyo jefe de noticias es el periodista-militante Daniel Alfonso Coronel Castañeda Mancipe (quien a pesar de sus apellidos criollos y aborígenes insiste en presentarse ante el mundo como un judío de origen yugoeslavo) no fue ajena a la militancia partidista.

A través de su presentador estrella, Jorge Ramos, Univisión fungió como vocera de los latinos “indignados” con Donald Trump quien durante la campaña fue profundamente crítico de los inmigrantes que van a los Estados Unidos a cometer delitos.

Univisión, empresa informativa que sobredimensionó su capacidad de influencia, se jugó sus restos a favor de Clinton.

Pocas horas antes de la apertura de las urnas en los Estados Unidos, Daniel Coronel publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Último pronóstico @univision: Clinton ganará en Florida por el voto hispano y será la  presidenta de EEUU”.

No le pegó a una

Coronel no pudo equivocarse más por falta de tiempo y espacio. En Florida el ganador fue Trump, quien obtuvo 4.602.352 votos (el 49%), mientras que Hillary perdió con 4.481.401 votos (48%).

Como es obvio, Clinton no ganó la presidencia.  Necesitaba 270 votos electorales para ganar y sólo sacó 228.

Pero también se demostró que el tal “voto latino” no es definitivo ni es el que pone el presidente de los Estados Unidos. Del total de electores que hay en ese país, los ciudadanos de origen latinoamericano escasamente llegan al 11% y lo curioso es que de todos ellos el 27% votó por Trump, lo que indica que una proporción muy grande no se dejó amedrentar por la mala prensa que Univisión le hizo al candidato republicano.

Gallardía de Clinton Vs. canallada de Santos

Volviendo al paralelismo entre las elecciones de Estados Unidos y la votación del plebiscito en Colombia, llamó la atención la gallardía y el respeto con el que Hillary Clinton reconoció la victoria de Trump. Dejando a un lado el dolor personal que le produjo la derrota, la excandidata demócrata aceptó el veredicto de la democracia sin hacer valoraciones adicionales de ninguna especie.

Actitud que dista de la observada por el presidente de Colombia quien, desde que fue derrotado en el plebiscito se ha dedicado a humillar y a pisotear a los ganadores, acusándolos de tramposos y mentirosos.

Lástima que Santos no tenga como ejemplo de actores de la democracia a personas como la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y prefiera seguir las enseñanzas de sátrapas de la sucia calaña de Nicolás Maduro o Raúl Castro.

@IrreverentesCol