Neutralidad suiza

Durante la era napoleónica, Suiza se convirtió en una suerte de país satélite de Francia. Con la caída del emperador, los suizos quedaron atrapados en el peor de los mundos. Por un lado, Francia buscando la manera de anexionarlos a su territorio y, por el otro, el entonces poderoso imperio austrohúngaro haciendo lo propio.

Al final, se impuso una fórmula de solución: Suiza sería independiente pero, para evitar conflictos en el corazón de Europa, debía ser neutral y mantenerse al margen de todas las contenciones geopolíticas que se vivían en el siglo XIX.

Por fuera de todo

Esa neutralidad ha hecho que Suiza sea un país alejado de todo. Cuando se acabó la Segunda Guerra Mundial y se trazaron las primeras líneas que desembocarían en la creación de las Naciones Unidas, aquel país –que observó férrea neutralidad durante la confrontación armada que devastó a Europa- tomó la decisión de mantenerse al margen de cualquier iniciativa multilateral para efectos de no perder su condición de país neutral.

Tampoco, como era de suponer, quiso ingresar a la Unión Europea, enarbolando los mismos argumentos.

Suiza, refugio de terroristas

A pesar de su neutralidad, desde hace bastantes años el gobierno suizo ha observado cierta inclinación hacia las Farc. En su país vive, en condición de asilado político, Omar Zabala, alias “Lucas Gualdrón” jefe máximo de la comisión internacional de las Farc, encargado de establecer enlaces con los traficantes de armas y de insumos químicos para el procesamiento de cocaína.

Zabala no solo es buscado por la justicia colombiana. Desde hace más de 6 años, un juez de la audiencia nacional española solicitó su ubicación y arresto dado que existen suficientes evidencias de los vínculos de “Gualdrón” con la banda terrorista ETA.

Por su parte, desde el año 2009 la oficina de control de lavado de activos del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó al jefe terrorista en la denominada Lista Clinton junto con otros miembros de la comisión internacional de las Farc.

gualdron

Suiza, financiador del SÍ

Como si lo anterior fuera poco, circula una denuncia muy delicada en el sentido de que el gobierno suizo le giró 263 mil dólares a uno de los comités promotores del SÍ en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

El parlamento suizo ha citado al ministro de relaciones exteriores de ese país, Didier Burkhalter para que explique porqué le fueron destinados dineros públicos a una organización colombiana que utilizaría esos recursos para adelantar actividades proselitistas en Colombia, hecho que viola de manera flagrante la condición de neutralidad de Suiza.

Llama la atención que países que se dicen neutrales y que supuestamente están interesados en la paz de Colombia en realidad sean aliados de las Farc. Suiza es ejemplo de ello. Se ha convertido en la guarida desde la que el terrorista alias “Lucas Gualdrón”  comete toda suerte de delitos, muchos de ellos de carácter internacional. Y ahora, que se ha sabido que ese país destinó más de 700 millones de pesos para financiar al SÍ la situación es aún más delicada.

El crimen de las Farc

crimen-de-hoy

@IrreverentesCol