Roberto Prieto y “el gordo” Bautista, empleados a fondo en las campañas de López y de Carrillo a la Procuraduría.

El “gordo” Bautista y Roberto Prieto en campaña

Dos de los más cercanos amigos y colaboradores de Juan Manuel Santos están empleados a fondo en la campaña por la Procuraduría General de la Nación. Se trata del contratista y vendedor de armas Roberto Prieto y de José Fernando, “el gordo” Bautista.

Lo curioso es que los dos no están del mismo lado: Bautista es uno de los más ‘pesados’ jefes de debate de la campaña de Fernando Carrillo, mientras que Prieto, quien en ha sido el gerente histórico de todas las campañas de Santos, está respaldando a la candidata del presidente, María Mercedes López.

¿Un pie aquí y el otro allá?

Resulta intrigante porqué dos personas tan cercanas al gobierno tomaran caminos distintos. La explicación que algunos encuentran es que Santos ha ordenado que haya representantes suyos en ambas campañas para efecto de conocer los pormenores y avances de las mismas. En otras palabras, Prieto y Bautista estarían fungiendo como sondas de radar lanzadas desde la Casa de Nariño.

El dinamismo de Bautista

El político nortesantandereano ha dado sobradas muestras de dinamismo. Valga recordar que fue ministro de comunicaciones al final del gobierno de Samper, cuando nadie con un milímetro de decencia y honor le aceptaba cargos al presidente que en su momento le pignoró la dignidad de la República a un cartel del narcotráfico.

Con el paso de los años, Bautista fue abriendo terreno hasta lograr establecer un fuerte vínculo con Juan Manuel Santos. En la campaña de 2010 jugó, junto al cuestionado tramitador y comisionista Juan Mesa Zuleta, un papel de primera línea que condujo a Santos a la presidencia de la República.

Amigo de los Nule

Nombrado como embajador en Venezuela, Bautista escasamente alcanzó a deshacer sus valijas cuando un escándalo lo obligó a renunciar al cargo diplomático y abandonar sigilosa y calladamente a la Caracas chavista.

En efecto, el país se conmocionó cuando se enteró de que Bautista era, en realidad, un tramitador y correveidile de los hermanos Nule, condenados por toda suerte de delitos.

Dúo dinámico

El “gordo” Bautista y Roberto Prieto han trabajado mancomunadamente en muchas campañas. De hecho, para la reelección de Santos en 2014, ellos fueron los cerebros de la campaña en las áreas gerenciales y programáticas. Son un equipo. Entonces, ¿por qué no están unidos en la campaña por la Procuraduría?

Está claro que Santos dio la orden de bloquear la aspiración del cuestionado exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo. Entonces, al tener a Bautista con Carrillo y a Prieto con López, se podría concluir que en la Casa de Nariño no les importa quién gane, mientras que Perdomo resulte derrotado.

La otra lectura

Una fuente de LOS IRREVERENTES, que conoce muy bien a Prieto, le aseguró a este portal que si él está con López, lo hace porque la voluntad de Santos es que ella gane para efectos de asegurar el respaldo del partido conservador durante lo que le queda de gobierno. Para el presidente, perder a los conservadores por cuenta de la procuraduría, sería demoledor en este momento de debilidad política.

En tono burlón, la fuente le explicó a LOS IRREVERENTES que a Santos “la medallita del Nobel le sirve para engrandecer su ego y su vanidad, pero no para sacar adelante el paquete legislativo pendiente, empezando por la reglamentación de los acuerdos de paz. El precio que tiene que pagar es el de dejar que el conservatismo se quede con la Procuraduría. Y Prieto está con María Mercedes López para asegurar de que aquello ocurra”.

El crimen de las Farc

cimen-de-hoy

@IrreverentesCol