Antiguos aliados de Óscar Iván Zuluaga en el uribismo, hoy lo critican y esperan que dé un paso al costado.

Óscar Iván en las últimas

Ha causado sorpresa entre los más cercanos aliados del saliente director del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, su actitud pasiva y poco convencida frente al resultado del NO en el plebiscito.

Muchos de quienes en el pasado lo han respaldado ciegamente, hoy no ocultan su malestar por los errores que ha cometido y su actitud taciturna y poco propositiva.

De hecho, en las reuniones entre la oposición y los representantes del gobierno, Zuluaga escasamente pronuncia palabra y son poco lúcidas e inteligentes las propuestas que ha hecho en las mismas.

Cambio de dirección

El marchitamiento político de Zuluaga es una razón potísima por la que el Centro Democrático debe proceder a su relevo en la dirección del partido. No es sano ni sensato que las riendas de la colectividad sigan en manos de un dirigente que dedica las 24 horas del día al fortalecimiento de sus bases politiqueras a nivel regional y no en el posicionamiento del principal partido de la oposición de Colombia.

Pensando en la convención

Una persona cercana a Zuluaga que se manifiesta en total desacuerdo con su actitud de hogaño habló con LOS IRREVERENTES y aseguró que Zuluaga aspira a ser de nuevo el candidato presidencial del Centro Democrático y para tal efecto está promoviendo silenciosamente que la designación se haga a través de una convención como sucedió en 2013 cuando él se impuso, acudiendo a toda suerte de trampas y manipulaciones, muchas de ellas orquestadas por su asesor en materia espiritual, Luis Alfonso Hoyos.

En criterio de la fuente, aquello explica porqué Zuluaga durante la campaña plebiscitaria se concentró en hacer proselitismo en los pueblos donde él tiene respaldo, para efectos de ir cuadrando a los posibles convencionistas para que, si es del caso, lo respalden y lo impongan como el candidato uribista de 2018.

La pregunta es: ¿Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque, los otros dos precandidatos van a someterse a una convención amañada en la que Zuluaga se saldrá con la suya?

Fractura uribista

El proceso de selección del candidato uribista deberá hacerse de manera transparente y con igualdad de garantías para todos los aspirantes. Por ahora son 3, pero no se descarta que en los próximos días la lista aumente.

Lo cierto es que si por alguna razón vuelve a repetirse el traumático procedimiento de 2013, en el que unos convencionistas amañados y amarrados impusieron a Zuluaga a la brava, la unidad del partido uribista podría estar en peligro. Por eso, lo más conveniente, lo más sensato y lo más acertado es que la escogencia del aspirante presidencial sea democrática y transparente, acordando de antemano que el ganador, sea quien sea, será inmediatamente legitimado por quienes compitieron con él en la carrera por la candidatura.

@IrreverentesCol