Jorge Perdomo hace campaña en los pasillos del Congreso, rebuscando votos desesperadamente, mientras que Santos aplaza designación de candidato suyo.

Libre Helber Otero

Ayer en la tarde un juez penal del circuito revocó la medida de aseguramiento que pesaba contra el mayor accionista de Fidupetrol, Hélber Otero quien estaba privado de la libertad por cuenta del escándalo de la tutela que hace pocos días tumbó al magistrado Pretelt de su cargo.

En criterio del juez que estudia el caso, no hay motivos para que Otero esté tras las rejas, razón por la que se ordenó su libertad inmediata.

Durante la era de Montealegre y Perdomo en la fiscalía, Otero fue presionado de todas las formas posibles para que declarara en contra de Pretelt. Le ofrecieron toda suerte de beneficios y principios de oportunidad a cambio de su testimonio. Otero siempre alegó lo mismo: que Fidupetrol nunca supo nada del supuesto soborno planteado por el hoy exmagistrado y que el abogado Víctor Pacheco es un mentiroso redomado.

La decisión de ayer, empieza a demostrar el montaje y a desmontar la persecución de Montealegre y Perdomo contra Pretelt.

Dios los cría…

Antenoche en un restaurante del norte de Bogotá, muy concurrido por la alta sociedad capitalina y por algunos políticos tuvo lugar un encuentro muy liberal. En efecto, estaban compartiendo mesa el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, la samperista directora de Noticias Uno Cecilia Orozco Tascón y la directora del ICBF, Cristina Plazas.

Lo que llamó la atención de los comensales fue que entre los temas que se hablaron fue el de la elección del próximo Procurador General de la Nación. La periodista Orozco es muy cercana de Jorge Fernando Perdomo, quien fue la persona que orquestó la captura del novio de Cristina Plazas, Eduardo Benavidez a menos de 12 horas de su matrimonio. Juan Fernando Cristo, por su parte, también promueve la elección de Perdomo.

Situación incómoda para la directora del ICBF que puede decirse es una gran víctima de Jorge Fernando Perdomo.

Venganza criminal

La captura de Benavidez por orden de Perdomo respondió a una retaliación del entonces vicefiscal, quien estaba muy molesto con Cristina Plazas por el hecho de que ella hubiera echado del ICBF a un amigo y recomendado suyo.

Resulta curioso que ahora Plazas comparta mesa con quien fuera el “verdugo” de su esposo.

La desvergüenza de Perdomo

Jorge Fernando Perdomo es una persona obsesiva y compulsiva. Está obsesionado con ganar, al precio que sea, la elección como Procurador. Hace unos meses, intentó ganarse el respaldo de los conservadores y no tuvo inconveniente alguno en plantear la posibilidad de inscribirse en esa colectividad con el fin de que su nombre fuera presentado como representante del partido azul.

Dado que muchos conservadores se opusieron a semejante despropósito, Perdomo siguió fungiendo como liberal hasta ayer cuando fue visto en los pasillos del Capitolio con una corbata verde. Se le notaba muy contento porque, según él, había logrado el respaldo de la bancada Verde del senado.

Queda claro que a Perdomo le encanta voltearse.

Godos a esperar

Ayer, los conservadores tuvieron una reunión al final de la noche con el presidente Santos para analizar los distintos nombres que hay sobre la mesa para decidir cuál de ellos va a ser el que finalmente será incluido en la terna para la Procuraduría General de la Nación.

Se esperaba que en la reunión, Santos tomara una decisión, pero los godos se quedaron con los crespos hechos. El presidente salió con todo tipo de cuentos y argumentos para dilatar el asunto.

La actitud dilatoria de Santos, les dejó claro a los conservadores que él va a demorar el asunto para darle más tiempo a Fernando Carrillo para que haga su campaña.

Crimen de las Farc

crimen-de-hoy

@IrreverentesCol