Ofreciendo puestos,  Perdomo avanza en su campaña para que el Senado lo elija como nuevo Procurador General de la Nación.

La campaña de Perdomo

Durante el fin de semana, el expresidente Gaviria se dedicó de lleno a promover la campaña de su protegido el exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo.

El objetivo de Gaviria es el de sellar una alianza integrada por algunos miembros de la bancada liberal con los senadores Name, Lizcano, Barreras, los denominados “ñoños” y Armando Benedetti.

Sumando voto a voto, Gaviria pretende configurar la mayoría necesaria para imponer a Perdomo en la Procuraduría General de la Nación.

Ofertas burocráticas

Los promotores y patrocinadores de Jorge Fernando Perdomo saben que con él tendrán garantizada una repartición generosa de la burocracia de la Procuraduría, pues existe el antecedente sobre la forma como él y Montealegre manejaron el multimillonario presupuesto de la Fiscalía General de la Nación, donde repartieron puestos y contratos a diestra y siniestra, sin importarles un pimiento que se trataba de dinero público.

La voracidad de los congresistas en este proceso de elección del nuevo procurador se ha hecho ostensible y ven en Perdomo a la persona indicada de la que podrán sacar una gran tajada burocrática.

Pizano en el peor de los mundos

Si el presidente Santos terna al exministro Eduardo Pizano, quien no llena los requisitos constitucionales para ocupar el cargo, tal y como lo revelaron LOS IRREVERENTES  (puede leer “El aspirante que no puede ser ternado”), se da por descontada la elección de Perdomo. Quienes conocen a Pizano, saben que él es una persona seria y decente que no ofrecerá puestos ni contratos a cambio de votos y en ese punto estará en absoluta desventaja frente a Perdomo, quien no tiene escrúpulos y cree que el presupuesto público es botín de su propiedad que puede repartir como le venga en gana.

Natalia Springer celebra

Una persona cercana a la cuestionada e investigada exanalista Natalia Lizarazo (comercialmente conocida como Natalia Springer), le comentó a LOS IRREVERENTES que la mujer anda festejando por la inclusión de Perdomo en la terna. Su emoción es tan grande que ha suspendido la liquidación de la empresa de papel que creó para quedarse con dineros de la Fiscalía, pues tiene la firme convicción de que si Perdomo gana en el Senado, seguramente recibirá de él nuevos y abultados contratos.

Barguil haciéndole la segunda a su suegro

Para nadie es un secreto que el presidente del directorio nacional conservador es César Gaviria a través de su yerno el congresista David Barguil.

Gaviria asumió la dirección de la campaña por el SÍ en el plebiscito y a los pocos minutos, Barguil anunció que su partido respaldará dicha opción en las votaciones del próximo 2 de octubre.

Ahora, que viene la elección de la procuraduría y Gaviria está obsesionado con ganar, su yerno ha dejado de lado los intereses del conservatismo, permitiéndole a Gaviria que haga campaña en solitario. Así mismo, Barguil no ha presionado a Santos para que terne a un candidato azul lo más pronto posible.

Queda claro que el presidente del conservatismo es bueno para hacerle mandados a su suegro y muy malo para disimular.

La U tras la viceprocuraduría

Los congresistas de La U, tanto los que respaldan a Perdomo como los que piensan votar por Carrillo, han exigido que gane quien gane debe poner a uno de los suyos en la viceprocuraduría. Los seguidores del partido de Santos son difíciles de contentar. Acaban de ganarse la Defensoría del Pueblo y ya están viendo cómo se quedan con los puestos de la Procuraduría.

El crimen de las Farc

crimen-de-hoy

@IrreverentesCol