Fernando Carrillo, en el pasado fue denunciado por traer a un mercenario a Colombia y encubrir el asesinato de un portero.

Gavirista en la terna

Después de haber anulado la reelección de Alejandro Ordóñez, el Consejo de Estado se dio a la tarea de elegir a su candidato para la Procuraduría General de la Nación. Como estaba cantado, el seleccionado fue el exministro y exembajador gavirista Fernando Carrillo Flores, quien desde hace más de un año lleva haciendo lobby para su designación.

Carrillo, que era el ministro de justicia de Gaviria en los tiempos de la cárcel La Catedral desde la que Pablo Escobar gobernó a Colombia, goza del respaldo del cuestionado Horacio Serpa, arquitecto de la narcocampaña de Ernesto Samper y cerebro del magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, de acuerdo con las denuncias que sobre el particular han hecho personas que participaron en dicho crimen, como el capo de la mafia, Hernando Gómez Bustamante, alias “Rasguño”.

Recordando a Eitan Koren

Y hablando de la cárcel “La Catedral”, es bueno recordar el papel que jugó Carrillo en la construcción de ese hotel que fue presentado como centro penitenciario. En efecto, Carrillo como ministro de justicia le entregó a dedo la construcción de dicho lugar a un israelí llamado Eitan Koren, señalado de ser el mercenario que trajo a Colombia a Yair Klein.

La relación de Carrillo con Koren era mucho más que estrecha. Confiaba en él ciegamente, al punto de que lo trajo a Colombia para que ejerciera como jefe de seguridad de César Gaviria cuando éste era candidato presidencial.

El vigilante asesinado

En junio 1992, el desparecido periódico La Prensa de la familia Pastrana, denunció un hecho macabro: el asesinato del vigilante del edificio donde vivía Eitan Koren, homicidio que, según aquel periódico, fue encubierto por Fernando Carillo quien para la fecha se desempeñaba como ministro de Justicia. Una noche cualquiera, Koren, en compañía de su compañero de apartamento Issac Lee, llegó a su residencia con otros mercenarios fuertemente armados. El vigilante, creyendo que se trataba de un asalto, intentó impedir el ingreso de los forajidos quienes reaccionaron desenfundando sus armas y disparando a diestra y siniestra. El humilde portero resultó asesinado y, según denunció La Prensa, Carrillo, para evitar que sus amigos Koren y Lee terminaran respondiendo por ese delito, se dio a la tarea de encubrirlo y ordenar el desvío de la investigación. Aquello sucedió hace 24 años y el crimen quedó en la más absoluta impunidad.

Los que faltan

Aun faltan dos candidatos para completar la terna de la que el Senado deberá escoger al sucesor de Alejandro Ordóñez. En la Corte Suprema de Justicia, se está dando un pulso entre el exmagistrado Humberto Sierra Porto y el cuestionado exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo. Dado que la puja puede generar una polarización en el seno del alto tribunal, no se descarta que un tercer nombre termine imponiéndose: el del exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura, Wilson Ruiz.

Santos, encargado de enviar un candidato, tiene el compromiso de ternar a un aspirante conservador. El presidente del partido azul, David Barguil está en campaña por Eduardo Pizano de Narváez quien, como lo han denunciado LOS IRREVERENTES, no puede ser elegido como Procurador General de la Nación, pues no tiene los 15 años de experiencia como abogado que exige la Constitución (Puede leer: “El aspirante que no puede ser ternado”).

El crimen de las Farc

crimen-de-hoy

@IrreverentesCol