Roberto Prieto, es ejemplo perfecto del delincuente de cuello blanco. A pesar de las pruebas en su contra, sigue impune.

Prieto, el campante

A pesar de los múltiples señalamientos contra el corrupto exgerente y compinche de Juan Manuel Santos, Roberto Prieto Uribe, éste sigue tan campante por la vida, haciendo negocios, cobrando comisiones y tramitando multimillonarios negocios en los que, como es natural, él se queda, valiéndose de su cercanía con el presidente de la República, con una buena tajada del pastel.

Se ha convertido en un lugar común alegar que el de Santos es el gobierno más corrupto de la historia colombiana. Pero aquello, que es evidente, tiene un “selecto” grupo de protagonistas, entre los que Prieto ocupa un lugar de singular relevancia.

Nadie lo toca

Una persona cercana a Prieto, le confirmó a LOS IRREVERENTES que ese individuo asegura que “nadie lo podrá tocar”, gracias al poder que ostenta y a la protección que le han garantizado desde la Casa de Nariño.

De acuerdo con la fuente, que es de muy alta credibilidad, Prieto asevera que “antes de mí, caerá el fiscal general”.

El tono desafiante y soberbio del corrupto Prieto, permite hacer creer que difícilmente él va a responder por los múltiples delitos que ha cometido.

La investigación continúa

A pesar de las dificultades, tanto en la fiscalía como en la procuraduría la investigación contra Prieto continúa. El ministerio público indaga por el tráfico de influencias adelantado por Prieto cuando era representante de Colombia ante el BID.

Se ha sabido que desde ese cargo, Roberto Prieto tramitó la financiación de proyectos con entidades que posteriormente eran obligadas a entregarle contratos multimillonarios a su empresa de comunicaciones, marketmedios.

Un delincuente de cuello blanco

Roberto Prieto es el ejemplo perfecto de lo que significa ser un delincuente de cuello blanco. Con acceso a los círculos sociales y empresariales más importantes del país, Prieto se convirtió en uno de los más activos tramitadores de negocios del país. Unos ponían el capital y él ponía por delante su amistad íntima con el presidente Santos, la cual era una llave maestra que abría las puertas de casi todas, por no decir todas las entidades públicas.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 27 de 2017